Actualizado: 18/08/2018
InicioDestacadosSant Joan de Moró ya dispone de tanatorio propio tras una inversión municipal de 215.000 euros

Sant Joan de Moró ya dispone de tanatorio propio tras una inversión municipal de 215.000 euros

Sant Joan de Moró ya dispone de tanatorio propio tras una inversión municipal de 215.000 euros

Vicente Pallarés, alcalde de Sant Joan de Moró, (provincia de Castellón)  inauguró el pasado domingo 6 de mayo el nuevo tanatorio municipal de la localidad, un proyecto que ha contado con un presupuesto de 215.000 euros más IVA con cargo a las arcas municipales y que marca “un nuevo hito en la mejora y prestación de servicios a los ciudadanos.

El alcalde ha manifestado que “con el nuevo tanatorio conseguimos que se preste en unas condiciones económicas más ventajosas para los vecinos, ya que al tratarse de una infraestructura y un servicio municipal, controlamos las tarifas que se aplicarán por la atención a los usuarios, de manera que podrán ser considerablemente más bajas que en el resto de los tanatorios privados”.

“Este proyecto ha significado un importante esfuerzo económico para el Ayuntamiento, pero consideramos que era necesario ponerlo en marcha y que los moroneros podamos despedir a nuestros seres queridos en nuestro propio pueblo, sin la necesidad de tener que realizar incómodos traslados a Castellón o a otros municipios cercanos”, ha remarcado el alcalde, Vicente Pallarés.

Características del tanatorio
El nuevo tanatorio de Sant Joan de Moró se ha edificado sobre unos terrenos municipales localizados junto al cementerio, en la avenida Borriol, integrando y organizando todos los servicios funerarios en un mismo punto de la localidad. Se trata de un edificio de una sola planta de 203 metros cuadrados de superficie.

La planta es rectangular, recayendo la fachada principal en el vial de acceso al cementerio y la opuesta a un vial de servicio. El acceso al tanatorio se realiza en su esquina sur, con un pequeño porche cubierto. En el exterior, se ha habilitado un pequeño jardín en la esquina suroeste y otro en la noreste.

La intervención se ha ejecutado con la pretensión de ser acorde con el entorno existente, creando un impacto paisajístico mínimo en la zona del cementerio, respetando parte de la vegetación y la altura de la edificación del cementerio existente.

El acabado del nuevo edificio se ha realizado con revestimientos cerámicos, en consonancia con las nuevas edificaciones públicas de la población y de colores acordes con el entorno, dentro de la política municipal de promocionar el uso del material cerámico en todas sus vertientes, ensalzando el trabajo de la importante industria que acoge el municipio.

El edificio dispone de dos accesos opuestos, uno para el público general y otro para los finados y personal del tanatorio. El acceso al público general conecta con el hall de acceso, y la primera sala de velatorio, que puede cumplir la doble función de sala de espera. Mediante un pasillo de distribución se accede a los dos aseos de uso público y a la segunda sala de velatorio.

Ambas salas de velatorio disponen de sendas salas de exposición de finados que cumplen todas las condiciones requeridas por la normativa, y a las que se accede desde un corredor de servicio, que también da servicio a la sala de tanatopraxia y al aseo de uso privado.

En la sala de tanatopraxia hay un armario refrigerado para la conservación de hasta dos fallecidos. Existe una conexión entre la circulación privada y pública mediante la sala de tanatopraxia y un pequeño despacho para el personal del tanatorio, para lo cual se disponen dos puertas de acceso restringido.

Compartir:
Valorar este artículo