Actualizado: 20/07/2018
InicioNoticiasEl Registro Civil empieza a dar certificados de defunción

El Registro Civil empieza a dar certificados de defunción

El Registro Civil empieza a dar certificados de defunción

Vía: Autor: Pepe Seoane (publicado en La voz de Galicia)

Las funerarias siguen sufriendo, con carácter general, las consecuencias de la huelga de los funcionarios de la administración de justicia, aunque, al menos en el caso de Ourense, en la pasada semana se han producido algunos cambios que suavizan la situación.

Al margen del inconveniente que supone la reducción del horario de atención al público -que cierra a las dos y no a las seis de la tarde-, los funerarios solo recibían las licencias de enterramiento desde hace dos meses. Reclamaban también los certificados de defunción, pero hasta esta semana no habían recibido ninguno.

El desbloqueo se produjo el martes. Las funerarias fueron invitadas a presentar la relación de certificados que precisaban y en apenas tres días se ha actualizado la entrega de estos documentos hasta el día 15 de marzo, por lo que, en este apartado, esperan que se pueda superar el efecto de la huelga en la próxima semana.

Aún así, la huelga sigue generando problemas en el sector funerario, especialmente como consecuencia de la reducción de jornada y de la suspensión de la actividad los sábados por la mañana.

Retrasos en los traslados
El caso de un traslado a otra comunidad puede sufrir un inesperado retraso de muchas horas, si, como ya ha ocurrido, el empleado de la empresa de servicios fúnebres trata de obtener la documentación a primera hora de la tarde. La franja de dos a seis de la tarde, de ventanillas abiertas de lunes a viernes en condiciones normales, ya no se puede utilizar.

Ante una situación así, el funerario se ve obligado a acudir al día siguiente, pues tampoco en el juzgado de guardia se la van a preparar durante la misma tarde, toda vez que en este órgano solo se encargan de la expedición de estos documentos sábados por la tarde, domingos y festivos, que es cuando el registro civil está cerrado.

De este modo, un caso puntual de un viernes, que en condiciones normales podría resolverse a las cinco de la tarde, queda obligatoriamente para el día siguiente. Con esta situación, la familia afectada perderá un mínimo de dieciocho horas, entre ese momento de las cinco de la tarde del viernes y, en el mejor de los casos, las diez de la mañana del sábado, momento en el que pueden acudir al juzgado de guardia para realizar el trámite necesario para el traslado de un cadáver.

Compartir:
Valorar este artículo