Actualizado: 21/09/2017
InicioDestacadosEl Ayuntamiento de Mislata cedió una parcela donde ahora se construye el primer tanatorio

El Ayuntamiento de Mislata cedió una parcela donde ahora se construye el primer tanatorio

Tanatorio Mislata

El Ayuntamiento de Mislata cedió una parcela donde ahora se construye el primer tanatorio

Vía: Ayuntamiento

Con cerca de 45.000 habitantes, Mislata (provincia de Valencia) es uno de los pocos municipios grandes que aún no tiene tanatorio. Hasta ahora, las familias de Mislata tienen que desplazarse a otros municipios para despedir a sus seres queridos, principalmente a los tanatorios de Campanar y el municipal de Valencia. Y este es el motivo por el cual el Ayuntamiento de Mislata ha decidido proyectar la construcción de un tanatorio, que se ubicará a las afueras de la población, concretamente en una parcela del Quint II.

El Ayuntamiento ha destinado al futuro tanatorio de Mislata una parcela de uso dotacional de más de 2.000 metros cuadrados, en el límite con la zona de huerta del término de Quart de Poblet. Para su construcción y posterior gestión, el Consistorio ha optado por una concesión administrativa a 40 años.

De esta manera, la empresa que resulte adjudicataria del concurso público será la que asuma el coste tanto de la redacción del proyecto como de la construcción del tanatorio, además de abonar un canon mínimo anual de 38.577,12€ -revisable según el IPC- por cada uno de los años que dura la concesión. En total, explica el alcalde, Carlos Fernández Bielsa, “el tanatorio de Mislata no sólo no nos costará dinero sino que reportará a las arcas públicas más de dos millones de euros”.

El Ayuntamiento publicó el pasado viernes en el Boletín Oficial de la Provincia el anuncio de la licitación del concurso, cuyos pliegos de condiciones están disponibles en la web municipal. A partir de ahora, las empresas tienen 30 días para presentar sus ofertas. Y una vez se adjudique el concurso, los plazos son de 40 días para la redacción del proyecto y de ocho meses para la construcción de las instalaciones.

Entre las condiciones que establecen los pliegos están los precios de los servicios, que los fija el propio ayuntamiento, además de una cláusula para impedir que se pueda repetir el caso de los aparcamientos de Lubasa. Si en esta ocasión la empresa adjudicataria renunciara al contrato, el Ayuntamiento no estaría obligado a abonarle indemnización alguna.

Compartir:
Valorar este artículo