Actualizado: 17/09/2021
InicioNoticiasLa última oferta de nichos en el cementerio de San Mauro deja más de 200 todavía disponibles

La última oferta de nichos en el cementerio de San Mauro deja más de 200 todavía disponibles

La última oferta de nichos en el cementerio de San Mauro deja más de 200 todavía disponibles

Vía: N. Davila / Faro de Vigo

El gobierno local acaba de cerrar, tras un año de trámites, el proceso de adjudicación de nichos vacíos en los cementerios de San Mauro y Pontesampaio (Pontevedra) y se ha vuelto a poner de manifiesto la casi nula demanda de estos espacios ante el aumento de la incineración en Pontevedra pese a carecer de hornos crematorios en su territorio.

Con una oferta de 241 nichos en San Mauro y 84 en Pontesampaio, la adjudicación definitiva, una vez que los beneficiarios provisionales cumplieron con los requisitos económicos, se quedó en 36 nichos en San Mauro (el 15% del total) y en cinco en Pontesampaio. De esta forma, en el principal camposanto municipal aún hay 205 espacios disponibles.

De hecho, el Concello ya ha descartado ejecutar nuevos nichos en cuatro de los cinco cementerios municipales y solo tiene previsto construir, por 55.000 euros, 44 de estos espacios en el de Lourizán, única parroquia donde aún se detecta cierta demanda.

En este proceso de adjudicación se establecían tres tipos de precios en función de la ubicación de cada espacio y oscilaban entre los 1.303,87 y los 1.552, 25 euros, el mismo valor que en intentos anteriores. Esta adjudicación es por un plazo máximo de 75 años (al tratarse de un bien municipal en espacio público no se puede vender a perpetuidad) y se podían solicitar lotes de uno, dos o cuatro nichos, pero no tres. Los más caros son los situados en el medio de cada columna, mientras que el más barato es el más bajo, el más cercano al suelo, mientras que el ubicado en el lugar más alto se tasa en 1.428.07 euros en San Mauro.

Por otra parte, el Concello ha decidido habilitar un amplio espacio en San Mauro para que todos aquellos familiares que lo deseen esparzan las cenizas de sus fallecidos y puedan acudir cada año a recordar su memoria. Se trata del programa “Voltar á terra” sobre una parcela de 5.800 metros cuadrados, reservada en su día para unas ampliaciones que ya se dan por descartadas.

Compartir:
Valorar este artículo