Actualizado: 22/09/2021
InicioArtículosSin acceso en coche al tanatorio por un partido del Barça

Sin acceso en coche al tanatorio por un partido del Barça

Sin acceso en coche al tanatorio por un partido del Barça

Vía: Autora.: Mercedes Sánchez / Cartas al lector publicada en El Periódico

Quisiera agradecer al club de fútbol Barcelona que da nombre a esta ciudad, a sus gestores, a las autoridades de la ciudad y a la guardia urbana, la lección sobre cuáles son los valores prioritarios en la vida que sabiamente me dieron el pasado 14 de enero.

Ese día, a las 16 horas, jugaba el Barça contra Las Palmas. Un acontecimiento de primer orden mundial, por lo visto. Mi padre murió el jueves, como consecuencia de un catarro provocado por la ola de frío, con 91 años. Los servicios funerarios nos asignaron el tanatorio coincidiendo con tal galáctico acontecimiento deportivo. A las 17 horas del sábado, mi madre, en silla de ruedas y con 90 años, ya no pudo aguantar más su pena y me pidió abandonar el tanatorio y volver a casa.

Pese a las precauciones previas, no había tenido otro remedio que aparcar el coche entre la Facultad de Derecho y el club de tenis Barcelona. Fui andando a buscar el coche y, al llegar al hotel Princesa Sofía, no se permitía el acceso a la zona. Le indiqué a los agentes de la Guardia Urbana la situación. Pero me indicaron que por allí no se podía pasar. Reiteré con educación mi petición, sin éxito. Así que me tuve que colar por una calle adyacente, retirando una valla que prohibía el paso y con la esperanza de no acabar en el cuartelillo.

Gracias a la extrema tensión que se vivía en el partido nadie reparó en mis actos y, como un delincuente, llegué hasta el tanatorio de Les Corts para recoger a mi madre y devolverla llorando a casa.

Disculpen que mi padre les molestara tanto por morir, que su mujer apenas pueda caminar y que su hija tuviera que saltarse el Código de Circulación. Cuando fallezca, espero no entorpecer ningún partido de fútbol de este excelso equipo ni molestar a los que, con sus protocolos e instrucciones, dan prioridad al fútbol por encima del dolor, la tristeza y el respeto a los muertos. Si tengo ocasión, elegiré morir en otra ciudad que tenga otro tipo de prioridades con sus ciudadanos.

Compartir:
Valorar este artículo