Actualizado: 17/11/2018
InicioCuriosidadesLos cementerios más de moda que visitan miles de visitantes cada año

Los cementerios más de moda que visitan miles de visitantes cada año

Los cementerios más de moda que visitan miles de visitantes cada año

Vía: Aitor Gil Landa / Hipertextual

Estos cementerios son el lugar de descanso de grandes figuras históricas, maravillas arquitectónicas y cuentos de leyenda. Los cementerios más destacados del mundo se cuelan en los planes turísticos de un número cada vez mayor de turistas. Su interés cultural ha permanecido sepultado por las grandes atracciones monumentales, pero la importancia de su legado artístico es ya innegable.

Pere Lachaise
Por difícil que parezca, es uno de los sitios más románticos y misteriosos de París. En el cementerio de Pere Lachaise sólo se admiten visitas de grupos de 25 personas como máximo. El propósito no es otro que procurar una atención personalizada por parte de los guías, además de evitar aglomeraciones. El caso es que la mayoría de los turistas no incluyen este lugar en su lista al visitar la ciudad, pero bien vale un recorrido entre sus tumbas.

Hogar de más de 70.000 muertos, alberga las tumbas de varios artistas, escritores y músicos más célebres de la historia. Jim Morrison, Oscar Wilde, Proust o Balzac descansan aquí. A lo largo de un recorrido laberíntico entre piedras, árboles y caminos, los guías se encargan de señalar los secretos y excentricidades que rodean este famoso cementerio. Por ejemplo, allí nace una de las historias de amor más trágicas de todos los tiempos, la de Eloísa y Abelardo, ahora enterrados al lado uno del otro tras largos años de separación.
Ah, también podéis contemplar la tumba de Chopin y la del dramaturgo Molière. Un gigantesco cementerio donde escuchar grandes historias.

Zentralfriedhof
La construcción del cementerio central de Viena se planeó en 1870 por el arquitecto Karl Jonas Mylius y el jardinero Alfred Friedrich Bluntschli. En aquella época se constituyó como lugar de entierro de todos los vieneses, lo que en un principio produjo discusiones políticas hasta que el 30 de octubre de 1874 se inauguró con una gran ceremonia católica.

A lo largo de su historia, este lugar se ha ampliado en siete ocasiones, la última en 1921. Más tarde, durante la Segunda Guerra Mundial sufrió importantes daños por las bombas, afectando a más de 12.000 tumbas y destruyendo cientos de ellas. Además, la cúpula de la iglesia fue destruida por una bomba incendaria. Tras los trabajos de reparación, el Zentralfriedhof es hoy en día el lugar de sepulcro más importante de Viena y admite cualquier religión.

Highgate Cemetery
Este cementerio londinense está catalogado como reserva natural. De primeras sorprende, pero esta necrópolis con aires victorianos es quizás uno de los tesoros de Inglaterra. Abrió en 1839 como parte de un ambicioso plan para proveer de siete grandes cementerios, conocidos como los “siete magníficos”, los alrededores del anillo más exterior de Londres. Los cementerios más céntricos, en su mayoría vinculados a iglesias y parroquias individuales, habían sido durante mucho tiempo incapaces de hacer frente a tantos enterramientos. Todo un problema para la salud pública y una forma poca digna de tratar a los muertos.

Diseñado por el arquitecto y empresario Stephen Geary, fue inaugurado un 20 de mayo de 1839 por el obispo de Londres. Mas de 60.000 m2 se consagraron para la Iglesia de Inglaterra y tan sólo 8.000 m2 para los disidentes. Aún se conservan muchas de las tumbas mas antiguas. Como dato curioso, su primer inquilino fue una mujer, la Sra. Elizabeth Jackson de Windmill Street, en el Soho, que recibió sepulcro seis días después de la inauguración.

El cementerio de Highgate pronto se convirtió en un enclave de moda para visitar gracias a su maravilloso entorno y sus construcciones góticas. Sus terrenos están llenos de árboles, arbustos y flores silvestres, la mayoría producto del libre albedrío de la naturaleza, sin la influencia humana. Sus jardines son un refugio para aves y pequeños animales. Eso sí, en su parte mas antigua, que posee una importante colección de mausoleos y tumbas victorianas, se permite la entrada únicamente en forma de grupos para procurar su conservación. Mientras, la sección oriental llenas de estatuas victorianas y modernas, se puede visitar libremente. La tumbra de Karl Marx espera vuestra visita!

La Recoleta
Es uno de los principales puntos de interés en Buenos Aires y visita obligada para cualquier turista. Esta ciudad de los muertos invita a pasar horas deambulando por sus estrechas calles. Abrió por primera vez sus puertas en 1822 y abarca una extensión de casi 55.000 m2, lo que posibilita albergar más de 6.400 tumbas y majestuosos mausoleos abovedados, 70 de los cuáles han sido declarados monumentos históricos.


El cementerio de La Recoleta es el lugar de descanso de presidentes, grandes políticos, héroes militares y otros ciudadanos ricos y famosos de Argentina. Algunos de sus residentes más conocidos son el ex-presidente Bartolomé Mitre y Eva Perón, cuyo cuerpo embalsamado reposa en el panteón de la familia Duarte. También encontramos la tumba del brutal dictador Facundo Quiroga, aparentemente pequeña debido a que su cuerpo fue enterrado de pie a petición de éste. También sorprendente es el mausoleo del terrateniente Dorrego Ortiz Basualdo, poseedor del sepulcro más monumental de toda La Recoleta, lámpara de araña incluida.

Saint Louis nº 1
El cementerio más antiguo de Nueva Orleans no es el más bonito, ni el más limpio, ni el más espectacular. No obstante, digamos que es hermoso de un modo único. A pesar de no estar rodeado de árboles centenarios y jardines exuberantes, está catalogado como uno de las necrópolis más destacadas del mundo.

Sus primeros residentes se remontan a finales de 1700 y durante su historia ha sufrido en más de una ocasión el impacto de las inundaciones, lo que le ha conferido un aspecto bastante espeluznante. Si bien cada una de sus tumbas posee diseños ornamentales únicos, el principal interés nace de la presencia de algunas de las sacerdotisas de vudú más temidas de Nueva Orleans. 

Compartir:
Valorar este artículo