Actualizado: 25/09/2020
InicioNoticiasEl hallazgo de 60 cadáveres en un crematorio de Guerrero apunta a un fraude de los responsables del establecimiento

El hallazgo de 60 cadáveres en un crematorio de Guerrero apunta a un fraude de los responsables del establecimiento

El hallazgo de 60 cadáveres en un crematorio de Guerrero apunta a un fraude de los responsables del establecimiento

El hallazgo de 60 cadáveres en un crematorio abandonado en el puerto mexicano de Acapulco es un caso atípico que, según la Fiscalía de Guerrero, ha rebasado su capacidad de trabajo y le ha obligado a adecuar sus instalaciones para la investigación.

Los cuerpos fueron hallados en el crematorio la noche del jueves pasado tras una alerta de vecinos, quienes advirtieron a las autoridades del olor fétido en las inmediaciones del inmueble, ubicado cerca de la exclusiva zona residencial de Diamante, y trasladados a instalaciones de la fiscalía en Acapulco.

El anfiteatro debió adaptarse “porque el número nos rebasó para poder trabajar”, dijo el fiscal de Guerrero, Miguel Ángel Godínez, en declaraciones a la emisora MVS, y destacó que se han tomado “todas las medidas de sanidad para evitar algún contagio de una enfermedad”.

Según la investigación, el hallazgo de los cuerpos apunta a un fraude de los responsables del establecimiento por no haber incinerado los cadáveres, que estaban embalsamados. Los cuerpos, entre los que hay mujeres, hombres y niños, serán sometidos a estudios para establecer tanto la causa legal de la muerte, como la fecha y hora probable.

Las autoridades de Guerrero emitieron el pasado viernes una orden de localización y presentación del dueño del crematorio, el empresario Guillermo Estua Zardain, cuyo paradero es desconocido, y pidieron la ayuda del Gobierno federal y a la Policía Internacional (Interpol) en esa tarea.

Además, las funerarias que tenían contratos con el crematorio son investigadas para establecer responsabilidades, mientras la Secretaría de Salud estatal revisa los permisos otorgados al establecimiento, que dejó de trabajar hace un año.

Compartir:
Valorar este artículo