Actualizado: 29/07/2021
InicioNoticiasFunerarias Noega abrirá en abril un segundo tanatorio-crematorio en Gijón

Funerarias Noega abrirá en abril un segundo tanatorio-crematorio en Gijón

Funerarias Noega abrirá en abril un segundo tanatorio-crematorio en Gijón

Vía: Chelo Tuya / El Comercio

Funerarias Noega, la empresa abrirá en abril en Jove (parroquia del concejo de Gijón) un segundo tanatorio con servicio de crematorio de Gijón. «Hemos tardado seis años en lograr nuestro propósito, pero en marzo acabarán las obras y, con ellas, una situación única en España: Gijón era la única ciudad en la que no había más que una opción para los servicios funerarios», explica, en referencia al Tanatorio de Cabueñes.

El nuevo dispositivo está ubicado en la finca de Evaristo Bango, el gijonés fallecido en 2006 y que donó toda su fortuna, que solo en propiedades superaba los 11 millones de euros, a la Cocina Económica. La quinta suma 5.000 metros cuadrados de superficie, más otros 2.000 en edificaciones, y fue adquirida por Noega a la constructora Coto-Ferranes por un millón de euros.

«Nos hemos gastado otros 2,5 millones en toda la rehabilitación, ya que cuenta con muchos elementos catalogados. Además, hemos querido primar la calidad a la cantidad. Así, por ejemplo, aunque teníamos espacio para siete salas de velatorio, lo hemos dejado en cinco».

Unas salas de más de 80 metros cuadrados, dotadas de área privada para las familias y servicio de catering, que estarán ubicadas en la casona de Bango y su capilla colindante, convertidas ahora en un único edificio con vidrieras y maderas rehabilitadas. «No tiene nada que ver con las salas al uso. Todas tienen iluminación natural y un gran silencio, porque la cafetería está en otro edificio aparte, dentro de la finca».

Se trata de la vieja casa de los guardeses, «también catalogada», de dos plantas y con una terraza en la superior con vistas al enorme jardín de la finca. Una zona verde «que también está protegida», en la que han sido recuperados el pozo de la finca y una fuente ornamental «que tiene, como la casa, cien años». Un entorno en el que podrán realizarse «funerales al aire libre y despedidas diferentes a las que estamos acostumbrados».

En ese sentido, la directora de calidad del futuro Tanatorio Lauredal, «aunque también barajamos como nombre Quinta Noega», Verónica González, explicó a El Comercio que «cuando decimos que no hay otro tanatorio en todo el país igual no solo es por el marco, que es diferente a todo lo que podemos ver por ahí, sino, también, por los servicios que ofreceremos».

Funerales al aire libre
Los jardines permitirán la celebración de «funerales, ceremonias de despedida, aniversarios» al aire libre, acompañados de música, velas «o lo que quiera la familia». Entre las modalidades ofertadas están, también, las basadas en las nuevas tecnologías. «Ofreceremos el servicio de cierre de perfiles en las redes sociales, así como la despedida virtual con imágenes de la persona fallecida o su música favorita», explica González.

Las despedidas a cubierto se realizarán en el único edificio de nueva construcción de la finca. Un pequeño inmueble que sustituye al viejo hórreo en el que se ubica la capilla «o sala de despedidas, porque está abierta a todas las creencias», así como el área de servicios funerarios. «Hemos creado un pasadizo subterráneo para llegar a la casona», aclara José Ramón Ramos.

Compartir:
Valorar este artículo