Actualizado: 13/12/2018
InicioNoticiasEl tanatorio de Las Rubiesas abre la capilla después de ejecutar la segunda fase de las obras

El tanatorio de Las Rubiesas abre la capilla después de ejecutar la segunda fase de las obras

El tanatorio de Las Rubiesas abre la capilla después de ejecutar la segunda fase de las obras

Vía: La provincia

El tanatorio de Las Rubiesas, en el Cruce de Melenara, (Telde, Las Plamas) abrió ayer viernes 24 la capilla de este recinto después de la ejecución de su segunda fase, con un coste total de 556.256,10 euros, y que permite adaptar el edificio y sus instalaciones a la normativa vigente. Queda fuera de estas modernización el crematorio que, aunque construido, no se podrá abrir probablemente hasta el próximo año por la tramitación de una serie de expedientes y estudios por entregar.

También dispone de una sala de tanatopraxia, que permitirá la preparación de los cadáveres. También habrá cabida para una floristería y una sala de exposición de urnas. La obra, que será visitada hoy por la alcaldesa de Telde, María del Carmen Castellano y el concejal de Vías y Obras, Juan Martel, culmina la ampliación del proyecto inicial, realizado en 2010 con un presupuesto de 2.319.101 euros y adjudicada a UTE formada por las empresas Comsa y Pérez Moreno. La nueva fase, que partió con una licitación de inicio de 680.000 euros, finalmente ha costado unos 124.000 euros menos.

La capilla, con un aforo de unas 150 personas, repartidas en 15 filas de bancos que ocupen 10 asistentes, no será de una confesión determinada, sino ecuménica. “La capilla la podrán solicitar cualquier confesión religiosa e incluso personas que deseen dar un responso a algún difunto, no es por tanto, un recinto que excluya a un credo. El horario lo fijará la empresa concesionaria del servicio, aunque se supone que todo dependerá del número de peticiones que se realicen”, explicó el titular de Vías y Obras, Juan Martel.

Martel señaló ayer que la ampliación del tanatorio “incluye obras que no tuvieron cabida en la primera fase y que ahora se ejecutan como complemento y culminación de este edificio, con su modernización y que lo ha convertido en un auténtico complejo funerario”. Martel destacó que los trabajos han supuesto la ampliación de la plaza, del parquin, la intervención en el sótano del edificio original, intevención en la planta baja del edificio original y mejoras en las instalaciones eléctricas, de ventilación, fontanería y saneamiento.

“Lo que se ha hecho es culminar el tanatorio y modernizarlo, quedando solo pendiente de los permios del Gobierno de Canarias el crematorio, que ya está hecho, pero tendremos que esperar unos tres meses para poder utilizarlo”.

Ampliación de plaza y parquin
La ampliación de la plaza, que se extiende hacia un solar anexo al Punto Limpio, se ha realizado con el mismo pavimento y con un petril perimetral. En cuanto al parking, la ampliación de la plaza permite el aumento del espacio destinado al futuro parking público en el sótano, con un acceso de rampa lateral.

En el sótano del edificio original del tanatorio se ha adecuado las instalaciones del personal funerario y se ha habilitado un espacio para la tanatpraxia, además de un espacio de floristería y exposición de urnas, así como se mejora el parquin del personal. Otras obras realizadas han sido la remodelación de los baños públicos, con un aseo para personas con discapacidad, la mejora de las instalaciones eléctricas y de aire acondicionado. También se ha pintado las salas de velatorio, “todo para ofrecer un servicio de calidad al ciudadano”, apuntó Martel.

Compartir:
Valorar este artículo