Actualizado: 10/12/2018
InicioNoticiasRoban más de 80 rejillas de canalización de aguas pluviales en el cementerio de Chapela (Pontevedra)

Roban más de 80 rejillas de canalización de aguas pluviales en el cementerio de Chapela (Pontevedra)

Roban más de 80 rejillas de canalización de aguas pluviales en el cementerio de Chapela (Pontevedra)

Vía: F.V

El cementerio de Chapela, (parroquia perteneciente al municipio de Pontevedra) ha vuelto a ser objetivo de los ladrones. Unos desconocidos sustrajeron la semana pasada más de ochenta rejillas de la canalización de las aguas pluviales, todas las de la zona baja del cementerio. Los hechos fueron denunciados ante la Policía Local el pasado jueves, generando gran indignación entre los vecinos del entorno, que demandan más vigilancia en la zona durante las noches después de que en los últimos cuatro meses entraran a robar en la iglesia, donde sustrajeron cálices y otros efectos, así como en una cafetería y un estanco cercano.

El párroco de Chapela, Adolfo Fuentes, indica que el robo de las rejillas se produjo durante la noche del miércoles y el jueves por la mañana se presentó la denuncia. “Existe mucha preocupación entre los vecinos porque no es la primera vez que roban. En esta ocasión debieron ser varios, porque fueron más de ochenta los cierres metálicos los que sustrajeron, y para llevárselos tuvieron que cargarlos en una furgoneta”, explica.

El acceso al cementerio está abierto por las noches, puesto que junto a la puerta hay una zona sin muro por la que se puede pasar en cualquier momento. También junto a la iglesia vieja hay una zona en la que se puede pasar en cualquier momento. “No podemos tapiarlo todo y aunque estuviera cerrado, si quieren robar, forzarían la puerta como hicieron en la iglesia”, apunta Fuentes. La solución que plantea el párroco para evitar que se vuelvan a robar es la reposición de las rejillas de hormigón en vez de metálicas. “La Policía me dijo que todos los días se roban este tipo de rejillas por las calles e incluso tapas de alcantarillas para venderlas como chatarra, así que probaremos con otro material”, indica.

No es la primera vez que se roba en el interior del cementerio, donde en alguna ocasión han desaparecido las escaleras para subir a los nichos altos, incluso los retratos y letras metálicas de las tumbas. “Es necesario incrementar la vigilancia porque si no seguirán robando, aquí puede entrar cualquiera a todas horas”, afirma Rosa Mari González, una vecina de la zona que lamenta que “no tengan respeto ni por los muertos”. Otro de los residentes del entorno, Manuel González González, pide que se repongan pronto las rejillas para evitar accidentes. “Es un peligro que estén abiertas porque como alguien meta el pie se puede romper la pierna”, advierte.

Compartir:
Valorar este artículo