Actualizado: 21/11/2018
InicioFunermostraUrnas con cristales de Swarovsky o diamantes y otras elaboradas con cenizas de los difuntos

Urnas con cristales de Swarovsky o diamantes y otras elaboradas con cenizas de los difuntos

Urnas con cristales de Swarovsky o diamantes y otras elaboradas con cenizas de los difuntos

Vía: Carla Aliño

La ecología y el lujo, a través de urnas biodegradables y con cristales de Swarovsky o ataúdes convertidos en “joyas de ebanistería”, son las principales novedades que se presentan en Funermostra, la cita valenciana a la que el sector mortuorio llega con cifras de negocio estables a pesar de la crisis.

Así lo ha explicado hoy el consejero delegado del grupo Mémora, Eduard Vidal, según el cual aunque los particulares hayan podido reducir algo el gasto en este tipo de servicios, la mayoría del mercado (el 60 %) corresponde a aseguradoras y éstas cuentan con servicios estándar, lo que da estabilidad al sector.

Sin embargo, el margen de negocio que suponen los particulares da paso a las numerosas ofertas que muestran los 153 expositores reunidos desde hoy y hasta el próximo viernes en la Feria Internacional de Productos y Servicios Funerarios, que este año cuenta con un 30 % más de espacio respecto al anterior certamen, celebrado en 2009.

Entre las novedades, se encuentra la opción que plantea la empresa Giem Unik a los aficionados al automovilismo de reposar para siempre en el circuito de Montmeló, y que se une a la que ya se ofrecía a los hinchas futboleros desde hace dos años.

Los amantes de la moda y el diseño pueden también prolongar su afición en el “más allá” gracias a la propuesta de Hygeco, que presenta urnas con cristales de Swarovsky, o ataúdes de lujo, como los elegidos por el empresario Armand Basi o el presidente de honor del Comité Olímpico Internacional (COI) Juan Antonio Samaranch.

“Lo de menos es el precio”, reza la empresa en el dossier de novedades repartido en la feria, en la que la firma Neoesculturas propone la realización de “porcelanas de huesos” a partir de las cenizas de los difuntos, elaboradas por el escultor colombiano Óscar de Julián.

Se trata de una “demostración de amor” que posibilita un proceso químico al que son sometidas las cenizas, ha asegurado el propio escultor, quien tuvo esta idea al estudiar cómo la porcelana china se elabora con huesos de animales, y después de que robaran del cementerio los restos de un hijo fallecido.

La oferta para conservar las cenizas es infinita: desde los clásicos recipientes de metal hasta los de porcelana, alabastro, estaño o granito, e incluso, los biodegradables o los que incluyen cristales de Swarovsky, cuyo precio no ha sabido precisar Guillem Torrelles, responsable de logística y calidad de Hygeco.

Pero las novedades van más allá de urnas, ataúdes y recordatorios y hay quien, como Gala Azul, ofrece por 700 euros un servicio completo de acompañamiento para depositar las cenizas de los seres queridos en el mar, que es el primero de España que cuenta con todos los permisos necesarios del Ministerio de Fomento.

El grupo Mémora, por su parte, presenta un tanatorio de urgencia móvil con capacidad para 32 cuerpos, que se monta en pocos minutos y se puede trasladar a cualquier punto de España en unas cinco horas, así como su servicio “Mémora internacional” para la gestión y repatriación de cadáveres.

Los tanatorios también innovan en esta feria con ideas como la de llevar la aromaterapia a estos recintos (propuesta por A de Aroma), o con mobiliario que incorpora esencia de aloe vera, que tiene efectos relajantes (una iniciativa de Confortext).

La voluntad de desdramatizar el sector se nota en el recinto, por el que pasean dos chicas vestidas de ángeles que promocionan la aromaterapia, y en el que está previsto un pase de modelos con las últimas tendencias en uniformes funerarios.

Atroesa, dedicada a la fabricación de hornos crematorios, ha optado por usar las Fallas como imagen promocional: el fuego como elemento “purificador” asociado al “momento final” que ambos comparten.

Y es que, según ha explicado el gerente de esta empresa, Jesús Martínez, las incineraciones en Valencia suponen el 55 por ciento de los servicios funerarios, un porcentaje muy superior al del conjunto de España, situado en torno al 30 por ciento.

Compartir:
Valorar este artículo