Actualizado: 13/12/2017
InicioNoticiasEl cementerio inglés de Valencia necesita 60 mil euros urgentemente

El cementerio inglés de Valencia necesita 60 mil euros urgentemente

El cementerio inglés de Valencia necesita 60 mil euros urgentemente

Vía: Àlvar López / Levante-emv.com

El origen del cementerio data de mediados del siglo XIX, cuando un Real Decreto autorizó por primera vez que los no católicos pudieran ser enterrados en España. Así, varias familias británicas adquirieron en la década de 1830 los terrenos donde se encuentra el cementerio, y en 1880 consiguieron los permisos para crear el camposanto, que a día de hoy pertenece a la Corona Británica.

A pesar de su nombre, en el cementerio confluyen un total de 21 nacionalidades distintas de diversas religiones, ya que era el lugar de entierro elegido por aquellos no católicos que hasta 1889 no podían ser enterrados en el Cementerio General. Entre ilustres personalidades inglesas, también están enterrados marinos, empresarios, exportadores de naranjas e incluso es posible que algún brigadista internacional de la Guerra Civil española.

Frente al Cementerio General de Valencia se encuentra un pequeño camposanto al que el paso del tiempo no le ha sentado bien. Protegido por un gran pórtico, que tiene las cristaleras rotas por diversas pedradas, las cerca de 350 tumbas que lo componen actuan de testimonio mudo ante los asaltantes que las han profanado en los últimos años en busca de joyas. Así, el pequeño cementerio británico protestante de Valencia, declarado patrimonio cultural de la ciudad, ha visto como su deterioro avanzaba progresivamente por falta de fondos. O al menos, hasta ahora.

Al llegar a la puerta del camposanto, protegida por una pequeña verja verde, tres operarios hacen labores en la entrada principal: “Varios actos de vandalismo han acabado con las cristaleras. Por eso estamos cambiándolas”, explica uno de los operarios. No obstante, no tienen claro de dónde proviene el dinero y remiten al gestor del camposanto. Y lo mismo ocurre con el conserje del cementerio, un hombre de avanzada edad. “Quien se encarga de estos asuntos es Trevor”.
Trevor Nicholas es un jubilado británico que lleva más de 15 años gestionando el cemenerio. Por tanto, él es el encargado de dirigir las obras de restauración.

No obstante, es difícil dar con él en los últimos tiempos, ya que divide su tiempo entre Inglaterra y España.
Lo que sí que está claro es que para arreglar el cementerio británico por completo haría falta contar con 60.000 euros que de momento no han llegado. El cementerio, eso sí, cuenta con el apoyo del Consell Valencià de Cultura (órgano consultivo del Gobierno valenciano), quien resaltó en un informe el gran valor histórico y cultural del camposanto, y desde hace poco, con el de la asociación The Bonnie Project, formada por un grupo de mujeres que se interesaron por la restauración del camposanto para hacer de él un lugar más digno de reposo.

A través de diversos trabajos de jardinería, comenzaron a recaudar fondos para su restauración.

Un futuro incierto
Antes de que surgieran estas iniciativas, el cementerio sobrevivía gracias al dinero conseguido a través de los entierros (el último de ellos, en agosto de este año), pero cada vez éstos van distanciándose más unos de los otros y la financiación obtenida por este cauce se ha reducido, por lo que su degradación ha sido constante.

Si bien es cierto que con las pequeñas donaciones que el camposanto está recibiendo en los últimos tiempos se pueden solventar los problemas causados por el paso del tiempo, los diferentes actos vandálicos que ha sufrido el cementerio hacen que el estado en que se encuentra actualmente sea bastante lamentable: a pesar del aura que le envuelve, las diversas lápidas destrozadas ennegrecen la imagen de un camposanto que, a día de hoy (más de un mes después del inicio de las obras), sigue sin dar señales de que su restauración vaya a producirse.

Compartir:
Valorar este artículo