Funsegur
Actualizado: 23/02/2024
Gesmemori
InicioNoticiasEcologistas en Acción alega contra la calificación ambiental para el horno crematorio de Mairena del Alcor

Ecologistas en Acción alega contra la calificación ambiental para el horno crematorio de Mairena del Alcor

Ecologistas en Acción alega contra la calificación ambiental para el horno crematorio de Mairena del Alcor

Ecologistas en Acción alega contra la calificación ambiental para el horno crematorio de Mairena del Alcor

Ecologistas en Acción ha alegado a la solicitud de calificación ambiental presentada por la empresa Gesit S.L para su proyecto de horno crematorio en el polígono industrial Gandul de Mairena del Alcor (provincia de Sevilla) al entender que «ha faltado información y transparencia en la tramitación de una actividad que afectaría directamente a más de 4.000 residentes, un colegio y un campo de deportes muy próximos».

Con las alegaciones, el Ayuntamiento de Mairena del Alcor ha recibido y registrado casi 2.000 firmas contrarias a este proyecto, según la información facilitada por Ecologistas en una nota de prensa. Esta entidad considera que el proyecto «vulnera las normas sobre la contaminación atmosférica» y recuerda al Ayuntamiento mairenero que las administraciones públicas están obligadas a «velar por la buena calidad del aire».

Por otra parte, según lo argumentado por Ecologistas en Acción, «el Ayuntamiento ha incumplido su obligación de exponer el expediente completo en el tablón de anuncios o en el Tablón de Edictos Electrónico, motivo suficiente para que haya que repetir todo el trámite de información pública. Tampoco ha cumplido las obligaciones de publicidad activa de las Leyes de Transparencia».

Un horno crematorio es una instalación industrial que emite gases tóxicos «incompatibles con usos residenciales», según lo expuesto por la asociación. Estos gases son «principalmente» mercurio, óxidos de nitrógeno y de azufre, dioxinas, furanos y residuos radiactivos de baja, media e incluso alta actividad.

En el caso del mercurio, éste se volatiliza al incinerar las amalgamas dentales y los empastes, ha detallado la asociación, para la que este metal «es especialmente preocupante porque es extremadamente tóxico y considerado un peligro prioritario según la Unión Europea, la ONU y la OMS». En dosis relativamente bajas «puede afectar al desarrollo del cerebro infantil y a los sistemas cardiovascular, inmunológico y reproductor».

Compartir:
Valorar este artículo