Actualizado: 29/07/2021
InicioDestacadosBenicarló estrena el nuevo tanatorio de Remsa ubicado en el núcleo de la población

Benicarló estrena el nuevo tanatorio de Remsa ubicado en el núcleo de la población

Benicarló estrena el nuevo tanatorio de Remsa ubicado en el núcleo de la población

Remsa ha terminado de construir el nuevo tanatorio urbano de Benicarló, (provincia de Castellón) una infraestructura que está llamada a ser un edificio emblemático para la empresa y un referente dentro del sector de los servicios funerarios.

El nuevo edificio es una construcción de tres plantas y diseño vanguardista, que se integra con discreción y elegancia dentro del tejido urbano de Benicarló, dando a la ciudad un nuevo espacio público, al mismo tiempo que amplia los servicios que Remsa presta para toda la comarca del Baix Maestrat.

La principal característica del nuevo edificio que acoge el tanatorio de Remsa en Benicarló es que su estructura se eleva del suelo, dejando una planta baja que se convierte en una plaza ajardinada para uso del vecindario y que conecta la calle Isaac Albéniz con la plaza Maestros de Montesa. Es desde esta nueva plaza donde se accede a las plantas superiores, ahí estan los diferentes servicios y espacios del tanatorio.

El arquitecto, el benicarlando Xevi Arnau, tenía muy claro que el principal reto era convertir el edificio “no solo en una pieza emblemática, sino en un elemento que formara parte del tejido urbano de Benicarló”. “La solución pasaba por convertir el tanatorio en una caja ligera, transparente y envuelta con una piel de malla”, afirma Arnau.

El interior de la equipación se ha diseñado como un espacio diáfano, que permitirá a las familias y los usuarios disfrutar del máximo confort, intimidad y tranquilidad durante su estancia. La fachada, recubierta con paneles, permite filtrar la intensidad de la luz que penetra en el interior, consiguiendo crear un clima cálido y íntimo. “Las planchas de acero y cristal de la caja central, donde la estructura queda desnudada, no esconden la instalación, sino que entran a formar parte de un lenguaje común”, razona el arquitecto.

Desde la plaza situada a la planta baja se accede a la recepción. El hall es un gran espacio abierto de nuevo metros de altura desde donde se organizan el resto de servicios y donde los usuarios encontrarán diferentes espacios de descanso. Alrededor de este patio central, se intercalan los diferentes espacios y alturas que se comunican a través de pasarelas que dan acceso a las salas.

Desde estas pasarelas se llega a la segunda planta, donde se ubican diferentes salas de velatorio diáfanas y acogedoras, diseñadas especialmente para garantizar la intimidad y el recogimiento de las familias. La circulación claustral del patio interior acaba en la última planta, donde se encuentra un gran oratorio aconfesional con un gran techo de curvatura acústica y una cafetería, que da acceso a una gran terraza ajardinada que se abre hacia la plaza.

El edificio ocupa una superficie construida de 2.292,47 metros cuadrados y está dividido en tres partes unidas entre sí. A una de las alas hay las zonas de uso interno y las oficinas, a la otra se ubican los servicios y en el espacio central es donde se encuentran todos los servicios destinados al público.

El arquitecto, Xevi Arnau, destaca “el enfoque innovador” de la construcción, donde el material de los elementos constructivos “configuran la personalidad del edificio” y unen las diferentes partes de la infraestructura, dos volúmenes de hormigón macizo encofrados con recubrimiento de madera. “El conjunto es una iniciativa valiente por parte de Remsa, siempre implicada en la obra desde su construcción, que ha dado libertad creativa y confianza a los técnicos en todo momento”, destaca Arnau.

Las nuevas instalaciones de Remsa se empezaron a construir en noviembre del 2019 y han significado una importante inversión para la comarca del Baix Maestrat, puesto que las obras se han llevado a cabo principalmente con empresas de la población.

Para el director general de Remsa, Fernando Muiño, el nuevo tanatorio de Benicarló representa conseguir “un doble objetivo” para la empresa. “Por un lado porque hemos dado un paso adelante en el diseño arquitectónico de nuestras instalaciones; pero por la otra por el retorno social que representa para Benicarló: es un proyecto hecho desde el pueblo y que se integra con todo el respeto dentro de su trama urbanística”, afirma Muiño.

Esta nueva instalación también está llamada a satisfacer la demanda de servicios funerarios en la comarca del Baix Maestrat, donde ya hay un tanatorio en la población vecina de Vinaròs y un tanatorio-crematorio en el Polígono Industrial Collet de Benicarló. Además, el nuevo tanatorio es una nueva apuesta para Benicarló, donde Remsa Maestrat tiene situada su sede social.

Compartir:
Valorar este artículo