Actualizado: 27/11/2020
InicioDestacadosEl cementerio de Montjuïc de Barcelona ha abierto un espacio para el duelo gestacional y neonatal

El cementerio de Montjuïc de Barcelona ha abierto un espacio para el duelo gestacional y neonatal

El cementerio de Montjuïc de Barcelona ha abierto un espacio para el duelo gestacional y neonatal

El cementerio de Montjuïc de Barcelona ha abierto un espacio para el duelo gestacional y neonatal. Se trata de un espacio colectivo específico para facilitar el duelo y el acompañamiento de las familias que sufren la pérdida del hijo durante el embarazo o después del parto.

Es una iniciativa de Cementerios de Barcelona, la entidad Pequeños con Luz y el CatSalut, a través del Hospital de la Valle Hebrón de Barcelona. Los féretros se situarán en el interior de los nichos de esta zona y estarán identificados con una lápida especialmente diseñada con unas estrellas, que representan la presencia permanente de los bebés. El féretro permanecerá siempre en este mismo nicho.

Además de este espacio colectivo para realizar el entierro sin costo, las familias también pueden optar por hacer un entierro individual en sepultura familiar o incineración, con posibilidad de que los costes los asuma el seguro de deceso si se dispone.

Desde Cementerios y el Ayuntamiento de Barcelona se ha llevado adelante esta iniciativa “entendiendo que es absolutamente necesario que la ciudad disponga de este espacio y contribuir en el reconocimiento social ante la pérdida gestacional y neonatal y, en consecuencia, emprender las medidas necesarias para acompañar a las familias en el proceso de duelo”.

Por último, se ha trabajado con el Hospital Valle Hebrón la reformulación de la información que se da a las familias que han sufrido una pérdida gestacional o neonatal con la voluntad de que sea transparente en un momento tan duro. El objetivo es que la información llegue de forma clara y con todo el cuidado y acompañamiento que requiere un momento así. La iniciativa se ha hecho extensiva al resto de centros hospitalarios de la ciudad.

Compartir:
Valorar este artículo