Actualizado: 21/10/2020
InicioNoticiasEncuentran durante una excavación el esqueleto de una mujer de hace 4.500 años

Encuentran durante una excavación el esqueleto de una mujer de hace 4.500 años

Encuentran durante una excavación el esqueleto de una mujer de hace 4.500 años

Encuentran un esqueleto de hace 4.500 años que arroja luz sobre los ritos funerarios en la Europa neolítica. Los restos se hallaron en posición fetal y ha dejado perplejos a los arqueólogos.

La mujer yacía en su lado derecho con las piernas y los brazos en el pecho con la cabeza posicionada hacia el este, y con la mirada apuntando hacia el norte, de acuerdo con la cadena estatal Deutsche Welle (DW). Esta forma inusual de enterramiento hace que el hallazgo tenga «un alto valor científico», según Christof Krauskopf, de la Oficina Estatal de Brandeburgo para la Preservación de los Monumentos.

Para añadir más misterio al enterramiento, el cuerpo fue enterrado en un pozo cerca de un asentamiento en lugar de en un cementerio y no se ha encontrado ningún ajuar funerario que pueda dar pistar acerca de su clase social o la causa de la muerte. «Desafortunadamente, no hay ningún hallazgo en la tumba que pueda contarnos algo más de la mujer. Pero el emplazamiento estaba cuidadosamente bordeado con piedras», ha apuntado Philipp Roskoschinski, arqueólogo de la expedición, a Tagesspeigel.

La fetal es una de las formas más antiguas de posicionamiento del cuerpo en los entierros en la Europa neolítica, un período que duró de 6.000 a 2.000 a. C. Se han encontrado restos también femeninos en esta posición, que datan de hace 5.0000 años, en la isla escocesa de Tiree por lo que los arqueólogos sospechan que era un rito funerario común en las distintas poblaciones que poblaran el continente.

De ahí que piensen que el descubrimiento podría ayudar a «responder preguntas sobre la difusión de las culturas en el desarrollo de la humanidad», ha afirmado Krauskopf.

Los especialistas trabajan con la hipótesis de que el esqueleto data del año 2.500 a.C., aunque la fecha exacta se determinará tras una investigación más profunda que también incluirá la edad que tenía la mujer al morir. El equipo está planeando realizar una serie de pruebas genéticas para tratar de aprender más sobre cualquier posible condición de salud que la mujer podría haber tenido.

Los restos de Tiree mostraron claros indicios de raquitismo, una enfermedad causada por deficiencia de vitamina D, a menudo debido a la falta de luz solar. Los investigadores plantearon la hipótesis de que esa afección podría indicar que la mujer fue obligada a permanecer en el interior durante la mayor parte de su vida, lo que podría ser un indicio de un papel religioso especial.

Compartir:
Valorar este artículo