Actualizado: 24/10/2020
InicioNoticiasSe instalará una cámara térmica en la entrada del recinto del cementerio de Torrero

Se instalará una cámara térmica en la entrada del recinto del cementerio de Torrero

Se instalará una cámara térmica en la entrada del recinto del cementerio de Torrero

Vía: Heraldo

El cementerio de Torrero de Zaragoza instalará una cámara térmica que detecta la temperatura corporal a la entrada del recinto funerario y en su interior se recomendará el uso tanto de las mascarillas como de guantes.

Torrero se prepara para la primeras fase de la desescalada que permite recuperar los servicios de velatorio y ampliar el número de familiares que pueden estar presentes en el entierro. Además se han reestructurado las capillas para limitar el aforo y se han modificado los horarios de las inhumaciones para evitar que las familias de fallecidos con coronavirus se mezclen con el resto.

A partir del lunes 11 de mayo, explicó el gerente de Urbanismo del Ayuntamiento de Zaragoza, Miguel Ángel Abadía, hasta 10 personas podrán participar en un velatorio y se alcanzarán los 15 familiares cuando se salga del tanatorio. Es decir, para celebrar el entierro o la incineración.

En su entrada al edificio contarán con una cámara térmica y el personal de seguridad avisará cuando alguien supere los 37,5 grados. “Informaremos a la persona para que sea consciente de su situación y se le ofrecerán equipos de protección para evitar posibles contagios”, subrayó Abadía. En estos supuestos será la persona la que decidirá si accede o no a las instalaciones. La entrada también tendrá una nueva organización para que una puerta solo sea de acceso y la otra, de salida.

A partir de la próxima semana el cementerio tendrán nuevos horarios, las dos primeras horas de la mañana (de 8.00 a 10.00) se destinarán a personas que han fallecido con coronavirus y hasta las 13.30, al resto.

Otra de las principales novedades marcadas por la legislación es la limitación al 30% del aforo de los espacios de culto, es decir, las capillas. Abadía señaló que se han quitado bancos, que miden entre cuatro y cinco metros, y que en cada una de las bancadas que quedan solo se podrán sentar dos personas, “una en cada extremo”. Una cuestión que estará señalada por carteles con el objetivo de evitar confusiones.

Compartir:
Valorar este artículo