Actualizado: 10/12/2019
InicioDestacadosRemodelarán la plaza para evitar desprendimientos en una antigua capilla con restos arqueológicos funerarios

Remodelarán la plaza para evitar desprendimientos en una antigua capilla con restos arqueológicos funerarios

Remodelarán la plaza para evitar desprendimientos en una antigua capilla con restos arqueológicos funerarios

El Ayuntamiento de Toro (provincia de Zamora) remodelará la plaza de la Merced para evitar la cesión del terreno por los desprendimientos detectados en el interior de una antigua capilla en la que hace años fueron hallados unos restos arqueológicos de tipo funerario.

La concejala de Obras, Ruth Martín explicó que las obras previstas en la plaza serán ejecutadas por trabajadores municipales y que el proyecto cuenta con el visto bueno de la Comisión Provincial de Patrimonio.

En concreto, según Martín, los trabajos consistirán en apuntalar la estancia subterránea en la que fueron hallados restos funerarios, que también será rellenada para evitar más desprendimientos, así como cesiones en el terreno, que podrían suponer un riesgo para los vehículos que circulan por la plaza. Así, la estancia será cerrada para frenar el hundimiento del firme, para lo que se instalará un forjado que se cubrirá con un solado para que los vehículos circulen sin riesgos.

La intervención también contempla la retirada de los sillares de piedra que conforman el zócalo con el que fue señalizado el lugar en el que fueron hallados los restos arqueológicos para “dejar el pavimento sin resaltos”. Del mismo modo, está previsto retirar el crucero instalado sobre el cerramiento con placas con el que se cubrió la estancia subterránea y del que tan solo se conserva la columna, pieza que será devuelta a su propietaria, la Fundación González Allende.

Con la intervención prevista, el Ayuntamiento dará respuesta a las numerosas quejas de los vecinos de la zona que habían exigido la remodelación de la plaza de La Merced. En concreto, los vecinos habían solicitado al Ayuntamiento que adoptara medidas de forma urgente por el peligro que, desde hace casi dos décadas cuando fueron hallados los restos funerarios, representa la citada plaza, ya que en ella se instaló un cerramiento provisional en la oquedad que se formó en el terreno y que propició la creación de un “cuello de botella”.

Compartir:
Valorar este artículo