Actualizado: 16/08/2019
InicioAseguradorasVarias aseguradoras británicas estafan a los turistas ingleses cuando vienen de vacaciones a las Islas

Varias aseguradoras británicas estafan a los turistas ingleses cuando vienen de vacaciones a las Islas

Varias aseguradoras británicas estafan a los turistas ingleses cuando vienen de vacaciones a las Islas

La Alianza de la Sanidad Privada Española (ASPE), que agrupa a más de 1.300 entidades sanitarias y representa a más del 80% de los centros hospitalarios privados españoles, denunció el pasado mes de julio un plan de 10 medidas para hacer frente al fraude sistemático cometido por muchas aseguradoras británicas, que actúan impunemente ante la pasividad de las administraciones británica y española.

Cientos de turistas británicos que pasan sus vacaciones en Mallorca y resto de islas están siendo estafados por aseguradoras del Reino Unido, que les ofertan pólizas para ser atendidos en hospitales privados cuando simplemente les han cobrado por la tarjeta sanitaria europea, la cual es gratuita.

El modus operandi de las mismas consiste en revender la tarjeta sanitaria europea a los turistas, haciéndoles creer que gozarán de asistencia en hospitales privados durante su estancia vacacional en Baleares, por un precio que oscila entre las 30 y 120 libras.

Desde ASPE apuntan que en realidad «los hospitales privados se ven obligados a derivar a estos turistas a la sanidad pública, debido a que su póliza es fruto de un engaño».

Apunta esta organización que las aseguradores británicas «venden un seguro vacío de contenido, porque jamás pagan los costes de asistencia sanitaria y consiguen, con ello, incrementar sus beneficios. Incurren en competencia desleal y enriquecimiento ilícito con total impunidad».

Los turistas afectados tienen que asumir los costes en caso de ser atendidos en los centros sanitarios privados de las Islas. Las principales víctimas de estas estafas son ciudadanos británicos de entre 60 y 80 años.

El que no puede asumir el coste en un centro privado tiene que ser derivado a uno público. Estas prácticas suponen altos costes para el Sistema de Nacional de Salud (SNS) español.

Compartir:
Valorar este artículo