Actualizado: 20/07/2019
InicioAseguradorasLas aseguradoras recuperan 48 euros por cada euro que destinan a investigar estafas

Las aseguradoras recuperan 48 euros por cada euro que destinan a investigar estafas

Las aseguradoras recuperan 48 euros por cada euro que destinan a investigar estafas

Las empresas aseguradoras ahorran a sus clientes 47,90 euros por cada euro que destinan a investigar posibles casos de fraude, según las conclusiones del informe ‘El fraude al seguro español. Año 2018’ publicado este jueves por Investigación Cooperativa entre Entidades Aseguradoras (ICEA).

Las 41 aseguradoras que han participado en el estudio y que reúnen una cuota de mercado del 52% detectaron un total de 175.777 intentos de estafa en 2018, es decir, 20 cada hora o uno cada tres minutos. Aunque la cifra responde estrictamente a los fraudes reportados a ICEA, su representatividad permite respaldar las conclusiones del estudio.

La inversión media que hace una aseguradora en la investigación de un fraude es de 247,90 euros, una partida que varía desde los 591,10 euros de gasto en los seguros personales hasta los 153,80 euros para seguros patrimoniales y de responsabilidad civil.

El retorno medio por investigación es de 47,90 euros por cada euro invertido, con variaciones en función del tipo de fraude. Así, en los seguros personales se evita el pago de 181,60 euros por cada euro dedicado a investigar, frente a solo 38 euros en la categoría ‘otros’.

ICEA ha destacado que el fraude al seguro es un delito que perjudica a la sociedad en su conjunto, ya que las aseguradoras resuelven los problemas de las personas con el dinero que le pagan sus clientes, por lo que cuando un defraudador plantea una reclamación indebida o exagerada está tratando de “enriquecerse a costa del resto de asegurados honrados”.

Los pequeños fraudes ganaron presencia entre 2011 y 2017, si bien el pasado año se estabilizaron y, actualmente, el 36,2% de los intentos de engaño detectados conlleva reclamaciones inferiores a los 500 euros, mientras que el 63,8% restante implica el pago de importes más elevados.

Además, los datos indican que el 62,8% de los casos de fraude detectados corresponde al seguro del automóvil, un predominio que responde a la elevada presencia de este ramo. Otro 30,3% corresponde a las líneas de diversos –pólizas de hogar, comercio, comunidades, pymes y responsabilidad civil–, un 5,8% se produce en los seguros personales –ramos de vida, accidentes y salud– y el 1,2% procede de otras líneas de negocio.

Compartir:
Valorar este artículo