Actualizado: 12/12/2018
InicioInternacional“Fiesta de las Almas” tradicional procesión de huesos insepultos en la ciudad de Arequipa (Perú)

“Fiesta de las Almas” tradicional procesión de huesos insepultos en la ciudad de Arequipa (Perú)

“Fiesta de las Almas” tradicional procesión de huesos insepultos en la ciudad de Arequipa (Perú)

Vía: Larepública.pe

En el distrito de Cayma, en la ciudad de Arequipa en Perú, desde hace más de 200 años pobladores acuden al cementerio para recoger los huesos insepultos, para luego realizar procesión y finalmente darles cristiana sepultura.

Desde hace más de dos siglos se viene realizando la tradicional “Fiesta de las Almas”. Como en años pasados, el último domingo iniciaron los actos con el escarbo de los huesos, que consiste en recoger los huesos insepultos en el cementerio caymeño, luego son colocados en féretros que se cubren con pétalos de flores para ser llevado en procesión a su velatorio.

Los huesos, en su mayoría cráneos, fueron velados la noche de ayer domingo en una casa particular donde vecinos caymeños les ofrecieron los oficios fúnebres. En la mañana de ayer lunes las osamentas fueron trasladadas a la parroquia San Miguel Arcángel de Cayma donde ofrecieron una misa para su descanso.

Una vez más, en procesión los huesos fueron llevados al camposanto caymeño acompañado por un cortejo de ataúdes vacíos y músicos. Con toda la solemnidad y respeto fueron sepultados en el llamado “entierro de huesos”.

Continuando con los actos tradicionales de Arequipa, que han realizado el “desccaique” en el cementerio de Cayma, donde acuden todas los devotos y alferados. Con ramas de molle, membrillo, ortiga y sauce, se dan fuertes latigazos entre todos para evitar que la tierra y el cementerio los ccaique.

Desde su página de Facebook, la comuna distrito de Cayma explica que antiguamente esta fiesta era presidida por el personaje de leyenda conocido como San Gil, un esqueleto de ojos de cristal. Este personaje además llevaba en la cintura un tamboril, una ballesta en la mano y una guadaña en el dobles del brazo. De las clavículas le pendía un manto violáceo y llevaba un sombrero de teja verde.

Compartir:
Valorar este artículo