Actualizado: 20/11/2018
InicioNoticiasUnas 250 personas disfrutaron el pasado jueves en Valencia de “Yo también soy Peter Pan”

Unas 250 personas disfrutaron el pasado jueves en Valencia de “Yo también soy Peter Pan”

Unas 250 personas disfrutaron el pasado jueves en Valencia de “Yo también soy Peter Pan”

Muchos niños y niñas acompañados de sus familiares acudieron el pasado jueves 25 al Teatro Flumen para ver el último montaje de Pampol Teatre con títeres y música. Este ha sido un encargo de Grupo ASV Servicios Funerarios y Seguros Meridiano con el objetivo de vivir la muerte de forma natural, sobre todo con los más pequeños

Valencia acogió en la noche del pasado jueves 25, “Yo también soy Peter Pan”, una producción escénica especialmente dirigida al público familiar que habla sobre el ciclo de la vida reforzando el valor del recuerdo, la ternura y los sentimientos. Fue en el Teatro Flumen congregando a unas 250 personas, en su mayoría niños y niñas acompañados por sus familiares.

Pero el montaje sorprendió a pequeños y grandes por su teatro lleno emociones en el que interactúan actores, música, títeres y canciones propias. Con un lenguaje cercano y divertido y una puesta en escena llena de color y ritmo el guion reivindica, de una forma sutil y entrañable, que todos llevamos dentro de nosotros un Peter Pan. Así como la importancia de seguir jugando y recordando los momentos felices de la infancia y a los que ya no están.

Tras su estreno hace un año en la provincia de Alicante, este montaje de Pampol Teatre, está viajando por otras ciudades españolas con el objetivo principal de contagiar optimismo, ganas de vivir y compartir lo bueno y feliz del día a día. Y lo hace a través de la historia de Emily, Teo y Nico, tres hermanos a los que les asaltan sus recuerdos de tiempos felices de su niñez cuando se reúnen en la casa desocupada de su fallecida abuela antes de que lleguen unos posibles compradores. Allí entre trastos inservibles y una fina capa de polvo afloran sentimientos y situaciones que viajarán entre la risa y la ternura, recuperando la ilusión por afrontar la vida desde la alegría.  

Compartir:
Valorar este artículo