Actualizado: 07/12/2018
InicioNoticiasTSJ de Baleares confirma el despido de un trabajador de la funeraria por discutir e insultar a una compañera

TSJ de Baleares confirma el despido de un trabajador de la funeraria por discutir e insultar a una compañera

TSJ de Baleares confirma el despido de un trabajador de la funeraria por discutir e insultar a una compañera

El Tribunal Superior de Justicia (TSJ) de Baleares, ha dictaminado, en una sentencia, el despido del trabajador de la empresa Funeraria de Palma que profirió insultos y graves amenazas a una compañera de trabajo y expareja delante de los familiares y amigos que se encontraban velando a un difuntos.

El tribunal califica la conducta de especialmente reprochable” teniendo en cuenta el lugar en el que ocurrió, “perturbando un duelo”. La falta adquiere mayor gravedad, ya que un superior la recriminó su actitud  y el trabajador hizo caso omiso.

El Código Civil argumenta que para que un empleado sea considerado reincidente en la comisión de infracciones graves, han de producirse (y sancionarse) previamente al menos dos. En su caso superaba las tres faltas graves: la pelea con su compañera, que el altercado se hubiera producido delante de los familiares y amigos de los difuntos y también el desacato a su superior. Todos estos hechos deben ser valorados de forma global y no como uno solo, como así defendía el trabajador.

Incidente ocurrido en 2016
El trabajador de la funeraria de Palma de Mallorca fue expulsado en agosto de 2016 con un sanción de 45 días de empleo y sueldo, por haber discutido y amenazado a una compañera de trabajo con la que mantenía una relación sentimental.

La empresa optó por suspender de empleo y sueldo a los dos trabajadores. Al hombre se le impuso 45 días, mientras que la mujer fue expedientada con 40 días. Ambas sanciones fueron cumplidas.

El hecho se produjo ante varios testigos que se encontraban en las instalaciones de la funeraria municipal de Palma, velando a sus difuntos en las distintas salas del tanatorio, además de dos compañeros de trabajo. Los jueces consideraron, en su día, que los dos hechos acaecidos justifican plenamente su despido inmediato.

Un nuevo incidente tres meses después
Tres meses después de cumplir su sanción el trabajador protagonizó otro incidente laboral que motivó que la empresa lo despidiera. Era el encargado de manejar el elevador portaféretros, después de propinarse un golpe, el elevador se estropeó. El trabajador no comunicó la avería, lo que se consideró un hecho grave pues pudo provocar con esa actitud, que se suspendiesen entierros.

Compartir:
Valorar este artículo