Actualizado: 21/11/2018
InicioNoticiasPP e IU tumban la propuesta de PSOE y Ciudadanos en relación a la legislación sobre crematorios

PP e IU tumban la propuesta de PSOE y Ciudadanos en relación a la legislación sobre crematorios

PP e IU tumban la propuesta de PSOE y Ciudadanos en relación a la legislación sobre crematorios

Vía: Salamanca TV al día.

El Ayuntamiento de Ciudad Rodrigo (provincia de Salamanca) celebró una sesión ordinaria de Pleno, donde se evidenciaron las discrepancias entre PSOE y Ciudadanos en relación a la legislación sobre crematorios y con una IU, que encontró un aliado como el PP que le permitió que triunfase su propuesta.

La pasada semana se aprobó en Comisión -voto a favor de PSOE y Ciudadanos, abstención del PP y el voto en contra de IU- introducir en el Plan General de Ordenación Urbana de Ciudad Rodrigo el llamado uso sanitario-mortuorio (velatorios, tanatorios y crematorios), que hasta ahora no aparecía.

Ese mismo día, IU presentó un voto particular al no estar de acuerdo con uno de los puntos introducidos en el PGOU: la posibilidad de construir crematorios en cualquier punto de la ciudad (menos el centro histórico). En este sentido, su voto particular planteaba que no pueda haber crematorios en ninguna zona residencial de Ciudad Rodrigo (ni colindantes a residenciales), el PP se sumó a esta tesis en el Pleno, apoyando el voto particular de IU.

Ese apoyo no se descubrió hasta el mismo momento de la votación, ya que durante el debate los populares no especificaron su postura, aunque el portavoz del PP Marcos Iglesias sí hizo una reflexión muy directa: “¿Nos gustaría a alguno de los 17 que hubiera un crematorio al lado de nuestra casa? No, pues al resto de mirobrigenses tampoco”.

Además de criticar a IU por no sacar este tema en la negociación para conformar el Equipo de Gobierno, el PP se centró en las “garantías” en torno al asunto que estaban tratando, preguntándose “si la modificación del PGOU no es una forma de sortear la sentencia” que ha tumbado las licencias concedidas en su día para construir un crematorio en el Camino del Cementerio.

Planteado este argumento, el portavoz de IU Domingo Benito lo asumió también como suyo, apuntando que sería bueno saber las consecuencias jurídicas que pudiera tener para los concejales. El secretario del Ayuntamiento, Carlos Hernández, señaló que, como en todo caso era una aprobación inicial, el informe jurídico sobre las consecuencias de la decisión se podría incorporar a posteriori.

Durante el debate, tanto el portavoz de Ciudadanos Joaquín Pellicer como el alcalde Juan Tomás Muñoz defendieron que no se trataba de una modificación “ad hoc” del PGOU como planteaba IU para regularizar el crematorio del Camino del Cementerio (“parece que se quiere legalizar lo declarado ilegal”), sino que se trataba de una redacción del uso sanitario-mortuorio “siguiendo la legislación”.

Joaquín Pellicer planteó que es “imprescindible” regularizar ese uso, porque en caso contrario velatorios, tanatorios y crematorios se verían amenazados por el cierre, lo que haría que presentasen reclamaciones económicas. Por su parte, Juan Tomás Muñoz habló de que se trataba de “subsanar carencias y salvar la laguna existente desde la responsabilidad”. Ninguno de los dos hizo referencia en sus intervenciones a lo que recogía expresamente el voto particular de IU sobre los lugares donde se pueden instalar crematorios.

Domingo Benito expuso que es “una obviedad” que hay que regularizar el uso en el PGOU, pero “la cuestión es qué se permite y hasta dónde”. Tanto Marcos Iglesias como Domingo Benito coincidieron en rechazar la forma de ver el asunto de Juan Tomás Muñoz y Joaquín Pellicer de que, si no se aprobaba el dictamen como ellos proponían, eso podría suponer el cierre de las instalaciones (Domingo Benito se refirió a ello como una visión “apocalíptica”).

Finalmente, a la hora de la votación, y como decíamos más arriba, el PP votó a favor del voto particular de IU, que rechazaron PSOE y Ciudadanos. En ese momento, se produjo una situación ‘curiosa’ en el Pleno, ya que nadie sabía muy bien qué provocaba eso: si tener que rehacer el dictamen sobre el uso sanitario-mortuorio, o si la aprobación directa del dictamen presentado con los cambios que planteaba el voto particular de IU. Sin todas las certezas, se llegó a la ‘conclusión’ de que debía ser lo segundo.

Compartir:
Valorar este artículo