Actualizado: 12/11/2018
InicioNoticiasCruces de neón para un cementerio vacío

Cruces de neón para un cementerio vacío

Cruces de neón para un cementerio vacío

Vía: ABC

El neón como señalización del espacio vacío de contenido. La artista Luisa Álvarez (Madrid-Orense, 1974) se ha servido de luces de colores —herramienta de reclamo publicitario por antonomasia— para proponer una reflexión amplia sobre la degradación, el despilfarro, o los continentes sin contenido.

Desde las 21.00 horas de este sábado hasta bien pasada la media noche, la instalación de Álvarez, consistente en estructuras metálicas en forma de cruz ribeteadas con neón verde o rojo, iluminaron el cementerio diseñado por César Portela en Fisterra (La Coruña), evidenciando el abandono de un proyecto concebido en 1998 y que dos décadas después sigue sin uso.

Precisamente, explican desde el estudio La Casa das Peritas, «el camposanto funciona como significante vacío, pues no es propiamente cementerio, al no poder acoger fenecidos». Heredero de un «momento en el que trinfaba la arquitectura de marca y en el que la administración financiaba obras no siempre entendidas por la ciudadanía y a veces vistas como un cierto despilfarro de dinero público», exponen, el espacio «ampara la asantidad de un arte que, precisamente, desacraliza el propio arte, ligándose, además, con la tradición de la crítica institucional».

En un aparente contrasentido, el neón invita a entrar en un lugar vacío, al tiempo que las cruces instaladas por Luisa Álvarez se erigen en símbolo de «duelo» por «los fuegos reiterados, la degradación ambiental y, en general, la dinámica autodestructiva del sistema», según explican desde el estudio.

La artista, invitada por la Casa de las Peritas —espacio expositivo en Mallas (Fisterra) a cargo de la artista moldava Natasha Lelenco— trabaja el neón, material característico de la posmodernidad temprana. Con él, y siguiendo la lógica postindustrial y del espectáculo, suele evidenciar la era del significante vacío. Así, una clave de sol, un emoticono o un «guau, guau!» sirven para que la autora articule y muestre el significado flotante, más que la radical falta de sentido.

La Casa das Peritas, lugar de producción y exhibición artística, expone hasta el 2 de septiembre otras instalaciones de Luisa Álvarez. La casa habilitada como espacio de exposición en el lugar de Mallas también acoge piezas de Natasha Lelenco. Lelenco exhibe la serie «Iconos Familiares», en la que se aproxima desde una perspectiva crítica y analítica a la subjetividad que la institución familiar sigue generando en la contemporaneidad. Hasta el 2 de septiembre, el horario de visita es viernes, sábados y domingos, de 12.00 a 14.00 horas, o bajo cita concertada en cualquier otro horario a través del teléfono 630 753 448.

Compartir:
Valorar este artículo