Actualizado: 26/05/2018
InicioNoticiasLas familias de Eibar prefieren la incineración a la inhumación según datos de 2017

Las familias de Eibar prefieren la incineración a la inhumación según datos de 2017

Las familias de Eibar prefieren la incineración a la inhumación según datos de 2017

Vía: Autor: Alberto Echaluce / Diario Vasco

Las familias de Eibar (Guipúzcoa) prefieren la incineración a la inhumación, el caso es que los fallecidos eibarreses no descansan ya en el cementerio, en los nichos, en panteones o en tierra. Mucho de los fallecidos son trasladados a otros municipios, incinerados bajo deseo familiar o, cada vez más, alojados en los nichos de cenizas que se vienen construyendo con mayor profusión.

Por ello, desde el área de Servicios municipal se ha tenido que llevar a cabo el encargo de construcción de nuevos nichos de cenizas debido a que las tendencias han ido más a la cremación de los cuerpos.

Según datos disponibles de 2017, apenas quedaban, ese año, nichos de cenizas libres. De un total de 552 disponibles, 535 estaban ocupados. Sin embargo, el 74 % de los nichos de cuerpos se encontraban vacíos, sin ningún uso. Concretamente, de 4.764 nichos disponibles, 1.268 estaban ocupados y 3.496 vacíos. El resto son de 185 panteones y 106 propiedades de tierra, ocupados totalmente.

Todo ello ha llevado a tratar de retirar las estructuras de nichos mejorando los accesos de un recinto que desde antiguo tiene una disposición complicada y cuya naturaleza impide hacer transformaciones de gran calado. Contar con nuevos puntos para enterramientos y cenizas, así como mejorar las zonas de paso son los objetivos que busca el Ayuntamiento desde años atrás.

152 nuevos columbarios
En total, el pasado año, se crearon 152 nuevos columbarios (nichos de cenizas), en el cementerio de Eibar, para atender esta demanda. Desde el año 2013 comenzaron a estar llenos los nichos de cenizas llevándose a cabo la renovación de uno de los núcleos de nichos que se encontraba en peor estado con la mejora de paredes y techumbres.

Paralelamente, se ha llevado a cabo en el último año el derribo de un bloque de nichos que se encontraba en mal estado, lo que unido a otros ya realizados «nos permite mejorar la circulación interior y dotar de más luz al cementerio», expresaron desde el área de Servicios. Igualmente, se ha adecuado mejor la accesibilidad al cementerio por la puerta Sur, permitiendo el acceso de vehículos funerarios. Junto a ello, se ha procedido a la reubicación de cinco propiedades de tierra.

Todo ello ha supuesto una inversión de 59.806 euros, dentro del plan municipal de adecuación de los usos del cementerio al cambio de tendencia.

Defunciones: de las 328 defunciones de 2017, sólo 58 fueron enterrados en el cementerio, en nicho, panteón o tierra.
Cenizas: de 552 nichos disponibles, 535 estaban ocupados, por lo que se crearon 152 nuevos columbarios.

Compartir:
Valorar este artículo