Actualizado: 15/11/2018
InicioNoticias9.500 profesionales trabajan en las 1.700 empresas de servicios funerarios que hay en España

9.500 profesionales trabajan en las 1.700 empresas de servicios funerarios que hay en España

9.500 profesionales trabajan en las 1.700 empresas de servicios funerarios que hay en España

Todos estos servicios, según precisa la Asociación Nacional de Servicios Funerarios Panasef, se deben organizar y poner en marcha en un espacio muy corto de tiempo que suele concentrarse entre 24 y 48 horas. “Cuando se produce un fallecimiento, el familiar directo se ve desbordado por un cúmulo de decisiones que tomar, y todo ello bajo un fuerte shock emocional.

Tiene que abordar muchas tareas en muy corto espacio de tiempo y es aquí donde aparece la figura del profesional funerario, que le tiene que informar, asesorar y encargarse de solucionarle todo lo necesario para que se pueda centrar en lo realmente importante: despedir a su ser querido”, subraya el presidente de Panasef, Juan Vicente Sánchez-Araña.

Un total de 9.500 profesionales trabajan en las 1.700 empresas funerarias que hay en España y que funcionan las 24 horas, los 365 días del año, para proporcionar hasta 25 servicios diferentes –de tipo jurídico y administrativo, social, funcional y emocional– a los familiares de los fallecidos para que estos puedan “centrarse en despedir a su ser querido”.

Entre los servicios destacan los administrativos y jurídicos: Realizar autopsia si lo determina el juez, comunicación al registro civil, donación de órganos, certificado médico de defunción, tasas municipales, permisos de Sanidad, autorización de traslado y coordinación con la aseguradora.

También surgen necesidades sociales: Elegir y contratar el velatorio para recibir a los amigos y familiares y velar al difunto, contratación de la esquela para comunicar el fallecimiento y los actos, organización de la ceremonia religiosa o civil, catering para los familiares y allegados y música para la ceremonia.

Además, las funerarias prestan otros servicios funcionales como la elección del ataúd, traslados del domicilio al cementerio o tanatorio, trabajos de tanatopraxia o tanatoestética, incineración o inhumación y, en su caso, elección de urna para guardar las cenizas o gestiones con el cementerio para la elección o la apertura del nicho, sepultura o panteón familiar.

Asimismo, los trabajadores ayudan a los familiares en la elección de las flores para la decoración del tanatorio, la capilla o la tumba, lápidas, el libro de recordatorios y productos para recordar al difunto. Además, les prestan asistencia psicológica.

Compartir:
Valorar este artículo