Actualizado: 27/07/2021
InicioNoticiasEl Ayuntamiento de Sant Antoni de Portmany privatizará la construcción y gestión del futuro cementerio

El Ayuntamiento de Sant Antoni de Portmany privatizará la construcción y gestión del futuro cementerio

El Ayuntamiento de Sant Antoni de Portmany privatizará la construcción y gestión del futuro cementerio

Vía: Marta Torres Molina /Diario de Ibiza

El Ayuntamiento de Sant Antoni de Portmany (Ibiza, Islas Baleares) privatizará la construcción y posterior gestión del nuevo cementerio de la localidad, según acordó en el pleno municipal. El concejal de Cultura y Nuevas Tecnologías, Fran Tienda, detalló que en estos momentos en el actual camposanto sólo quedan doce nichos vacíos «y se calcula que en lo que queda de año morirán unas 50 personas». Tienda calificó de «grave» la situación, que destacó que se arrastra «hace diez años» y acusó a los anteriores equipos de gobierno de «dejadez» al no haber solucionado el problema.

Tienda detalló que el Ayuntamiento sacará a concurso la obra y gestión. Señaló que la primera fase del proyecto, la más urgente, prevé construir 500 nichos y que más adelante se levantarán y pondrán en marcha otros espacios, como la capilla y el tanatorio. «Esta decisión nos duele en el corazón, no nos gusta, pero es urgente solucionarlo y no hay dinero», justificó Tienda.

El concejal detalló que el Ayuntamiento no sólo no podría asumir el coste de la obra (presupuestada en 2,1 millones y para la que el anterior equipo había previsto solicitar un crédito de 1,6 millones), sino que no podría contratar al personal necesario para atender las instalaciones debido a la prohibición estatal. «Un sepulturero tendría que atender los dos espacios», indicó el concejal, que reiteró que el anterior equipo de gobierno ya había planteado la posibilidad de externalizar el cementerio.

El portavoz de la oposición, José Sala, advirtió al concejal de los riesgos de externalizar servicios y recordó los problemas que tuvieron ellos con el aparcamiento de la plaza de España. Tienda aseguró que está previsto crear una comisión de seguimiento que controlará «lo que se hace». «Y nosotros la convocaremos», señaló con retintín el concejal.

El nuevo cementerio se ubicará en la zona de sa Pedrera, guardando la separación reglamentaria por cuestiones sanitarias con las instalaciones deportivas de Can Coix. La intención del Ayuntamiento es que la construcción se inicie lo antes posible, aunque prefiere no dar fechas, ya que aún hay que redactar los pliegos de condiciones para el concurso. El Consistorio confía en que las obras comiencen a principios de 2016, de manera que a lo largo del próximo año puedan estar disponibles ya los 500 primeros nichos, pero no es seguro.

En la primera fase, además de las sepulturas se habilitará el acceso rodado al cementerio, se construirán los baños y se señalizará todo el recinto, aunque no se construyan todos los edificios previstos. En las fases posteriores, además de aumentar de forma paulatina el número de nichos, se levantarán «todos los servicios a los que obliga la ley», según detalló el concejal: tanatorio, capilla, sala de autopsias, tienda de artículos funerarios y un crematorio para restos. Es decir, que no será un horno funerario, sino que se empleará para deshacerse de huesos, ropa o ataúdes viejos.

Compartir:
Valorar este artículo