Actualizado: 27/07/2021
InicioNoticiasComienzan las obras del futuro tanatorio de Villaquilambre, alcanzando con aceras, el edificio con la LE-321

Comienzan las obras del futuro tanatorio de Villaquilambre, alcanzando con aceras, el edificio con la LE-321

Comienzan las obras del futuro tanatorio de Villaquilambre, alcanzando con aceras, el edificio con la LE-321

Vía: P. Iniesta / Diario León

Los accesos al futuro tanatorio de Villaquilambre, (provincia de León) desde la finca de La Vega de Navatejera hasta la avenida de la Libertad o carretera León-Collanzo, han comenzado a ejecutarse para enlazar con aceras el edificio de duelo ubicado en el Camino de los Mancebos con la LE-321. La Mancomunidad de Servicios Funerarios de León (Serfunle) financia esta actuación de 200 metros, valorada en 61.000 euros, según confirmó el alcalde en funciones, Manuel García.

Las obras del inmueble «se retrasarán dos o tres meses, debido a las heladas, la lluvia y la nieve que nos obligaron a paralizar los trabajos algunas semanas y ahora, para resolver el paso de un canal de agua», reconoció ayer el gerente de Serfunle, de modo que, previsiblemente, estarán listas tras el verano. La finca donde se levanta el tanatorio posee 10.000 metros cuadrados y fue cedida por la junta vecinal de Navatejera. El desbloqueo de las obras se logró a comienzos de septiembre de 2014, tras una espera de cinco años. El edificio se elevará para evitar posibles inundaciones.

«El tanatorio era un compromiso adquirido con Villaquilambre cuando creamos la mancomunidad y vendrá a dar un servicio necesario en la zona», reconoció. El nuevo edificio atenderá una población de casi 20.000 habitantes, a los que se suman los vecinos de la ribera del Torío, y aliviará, además, el tanatorio de León en momentos de especial masificación.

El Ayuntamiento efectuó labores previas para llevar el agua, los colectores y la electricidad hasta la parcela de suelo rústico, cuyo uso excepcional había autorizado la Comisión Territorial de Urbanismo de la Junta. Sólo ejecutar las acometidas de luz y el transformador supusieron un desembolso de 110.000 euros, al que se añaden 780.000 de la construcción, adjudicada a la empresa zamorana San Gregorio.

El inmueble, de una sola planta de 600 metros cuadrados, dispondrá de dos salas, una de ellas con capacidad para duplicarse en los casos en que se requiera. De ahí que se puede hablar en realidad de tres espacios de duelo. En el diseño original se incluían cantos rodados y colores claros y ocres.

Compartir:
Valorar este artículo