Actualizado: 25/09/2020
InicioNoticiasEl monasterio de Ripoll (Gerona) se abre por primera vez al público

El monasterio de Ripoll (Gerona) se abre por primera vez al público

El monasterio de Ripoll (Gerona) se abre por primera vez al público

Vía: ACN

El monasterio de Ripoll, (provincia de Gerona) uno de los símbolos de Cataluña, tiene un rico mundo subterráneo que por primera vez se abre al público. El monasterio acaba de estrenar su necrópolis, un espacio situado en el subsuelo de la iglesia. El nuevo espacio se puede visitar en grupos concertados. Se pueden ver un total de 65 tumbas que datan de diferentes siglos (las más antiguas son del siglo VII y, por tanto, tienen 1.400 años de antigüedad), así como los fundamentos de la cabecera de la iglesia románica de la época del abad Oliba, en el siglo XI.

Unas excavaciones arqueológicas realizadas entre 1968 y 1976 en el subsuelo del presbiterio y de los absidiolos del lado más oriental de la cabecera de la iglesia pusieron los restos al descubierto. La necrópolis de Santa María de Ripoll fue descubierta a raíz las excavaciones arqueológicas realizadas entre 1968 y 1976 que tenían originalmente como objetivo comprobar la posible existencia de una cripta románica en esta zona del edificio, tal como parecían apuntar algunas fuentes históricas y, especialmente, la presencia de dos ventanas cegadas visibles en el exterior del ábside central.

Los trabajos no lograron localizar ningún testimonio de esta supuesta estructura, pero en cambio pusieron al descubierto una antigua área de cementerio que ocupaba la totalidad del ámbito excavado. Entonces, los trabajos de excavación se suspendieron, pero ahora han finalizado para poder abrir el espacio al público.

Iglesia románica
Se trata de 65 enterramientos de diferentes fechas y formas, que habían formado parte de una necrópolis de mayores dimensiones anterior en la basílica del abad Oliba (c.1032). Hay tumbas de tres fases históricas: un período inicial de ocupación de época tardorromana (paleocristiana), que podrían ser de alrededor de los siglos VI-VII; época prerrománica (s. IX-X) y, finalmente, un conjunto de tumbas y túmulos datados entre los siglos X y XI.

Las excavaciones también hacer visible una parte de la cimentación de la cabecera de la iglesia románica, mostrando sus técnicas y soluciones constructivas. La apertura al público de la necrópolis del subsuelo del monasterio de Ripoll significa un hito importante, ya que permite conocer cómo eran las costumbres funerarias de la población hace hasta 1.300 años.

Hay diferentes tipos de tumbas. Las tumbas fosa, enterramientos excavados en el suelo que se cerraban con losas de piedra y que se recubrían finalmente con tierra; tumbas de losas, excavadas en el suelo con las paredes y a veces en el fondo, definidos mediante pequeñas placas de piedra.

Sarcófagos antropomorfos (siglos IX-XI), que consisten en una caja de piedra definida por dos piezas monolíticas: la base, esculpida en su interior con la silueta de la cabeza y los hombros y la tapa, que cerraba el ataúd. Sarcófagos (siglos IX-XI), formados por un ataúd de piedra de dos piezas. Sus formas podían ser variadas con una cubierta que puede mostrar algún tipo de decoración y una base o cama, a menudo de plano rectangular u ovalado (bañera).

Compartir:
Valorar este artículo