Actualizado: 24/09/2020
InicioNoticiasEl Juzgado de lo Contencioso Administrativo rechaza el cierre cautelar del tanatorio de Boqueixón

El Juzgado de lo Contencioso Administrativo rechaza el cierre cautelar del tanatorio de Boqueixón

El Juzgado de lo Contencioso Administrativo rechaza el cierre cautelar del tanatorio de Boqueixón

Vía: La Voz

El Juzgado de lo Contencioso Administrativo número dos de Santiago ha rechazado la demanda de medidas cautelares interpuesta por Xabier Canabal, edil de Anova de Boqueixón, (provincia de La Coruña) que actuó, en nombre propio y como representante de un grupo de vecinos de Camporrapado, contra la decisión del grupo de gobierno, que preside con mayoría absoluta Jesús Sanjuás (PP), de ubicar un tanatorio en la planta baja de la Casa da Cultura de Camporrapado, así como de la adjudicación del servicio.

Los denunciantes solicitaron al juzgado que ordenase la suspensión cautelar de la actividad del tanatorio, que funciona desde hace varios meses, mientras no resuelve la demanda sobre la actividad y la elección del espacio público, que sigue su curso.

El fallo, que no fue recurrido por Canabal, obliga al pago de un importe de 150 euros en concepto de costas por el proceso. El Ayuntamiento de Boqueixón insiste en que el trámite de adjudicación del contrato se ajusta a la ley y reitera que el espacio cedido como tanatorio en la Casa da Cultura es un lugar apto para este tipo de servicio, que ya está operativo.

El primer acuerdo tomado por el Concello de Boqueixón sobre este asunto se remonta al 26 de octubre del 2012. Ese día el pleno aprobó con los votos del gobierno local el cambio de uso del bajo de la Casa da Cultura para dar cabida al tanatorio. La oposición (PSOE y Anova) ya cuestionó el proyecto en ese momento.

El recurso contencioso que ambos partidos y un grupo de vecinos tiene abierto contra el Concello centra su argumentación en que este acuerdo podría ser nulo porque solo se aprobó de forma inicial y no fue ratificado por otro definitivo.

Además, los denunciantes afirman que el cambio de uso del bajo de la Casa da Cultura no se ajusta a la normativa urbanística y porque calculan que el local no dispone de la altura necesaria. También consideran improcedente que con posterioridad a la licitación del contrato se modificó el proyecto para incluir una sala de tanatopraxia que no estaba prevista inicialmente. Canabal, que restó importancia al rechazo a las medidas cautelares, reiteró ayer su convencimiento de que el juzgado anulará este polémico tanatorio.

Compartir:
Valorar este artículo