Actualizado: 12/12/2018
InicioNoticiasLas obras de ampliación del cementerio municipal de Yebes finalizarán a principios del año próximo

Las obras de ampliación del cementerio municipal de Yebes finalizarán a principios del año próximo

Las obras de ampliación del cementerio municipal de Yebes finalizarán a principios del año próximo

Vía: Guadaque

Yebes (provincia de Guadalajara, Castilla-La Mancha) tendrá disponible a inicios del próximo año el nuevo cementerio municipal, con capacidad para 144 unidades de enterramiento, que garantizará las necesidades del municipio para los próximos 20 años y la posibilidad de ampliar el volumen de edificabilidad en sucesivas fases en función de la evolución de la población.

El pasado miércoles, la empresa adjudicataria firmaba el acta de replanteo y a partir de ahora empieza a contar el plazo de seis meses de que dispone para concluir las obras. La construcción de esta infraestructura se paralizó con la anterior administración cuando apenas se había ejecutado el 17% del total. Ahora, Urvios Construcción y Servicios S.L. desarrollará el proyecto modificado con un presupuesto de 183.400 €, es decir, casi un 69% más barato que el que adjudicó el Partido Popular, que ascendía a 587.496,83 euros.

Para reducir de forma considerable el presupuesto de ejecución de 2010, el modificado encargado por el actual equipo de Gobierno simplifica el programa funcional y las características y sistemas constructivos, con unas soluciones técnicas mucho más sencillas y efectivas. Además de disminuir la capacidad a la mitad, el uso del edificio de tanatorio se sustituirá por el de velatorio, con una única sala de vela.

Los accesos al recinto se unificarán en uno solo y la superficie construida será de 689 m2 o, lo que es lo mismo, un 40% inferior a lo que se había previsto en un principio. Joaquín Ormazábal aclara que han prevalecido los criterios de “rigor, eficacia y contención” e insiste en que el cementerio tendrá “una dimensión e instalaciones acordes a las exigencias que hoy por hoy tiene planteadas el municipio sin menoscabar la dignidad que merece”.

El nuevo recinto está alejado del “boato, pompa y despilfarro” del proyecto “esperpéntico y extravagante” que aprobó el Partido Popular y con el que “estaba empeñado en pasar a la posteridad”. Es la valoración que hace el alcalde de Yebes del “empecinamiento” del PP en levantar un “mamotreto de traza faraónica”, con acabados y calidades de auténtico lujo y el empleo de materiales como cobre, piedra, maderas nobles y hormigón pigmentado.

Parte del cerramiento del cementerio se iba a revestir con planchas de cobre, en los trabajos de carpintería se emplearía teca e iroko, y el recinto dispondría de elementos tan inútiles como un circuito cerrado de televisión, video portero digital o iluminación a lo largo de una canaleta de vidrio.

Cronología del cementerio

.
El Pleno adjudicó el 22 de octubre de 2010 el contrato de las obras de construcción del cementerio ahora modificado con una baja superior al 16%, importe al que se añadieron los gastos de redacción y dirección del proyecto y de ejecución de obra y coordinación, con un montante total de 755.195,62 euros, cuentas en las que no estaban incluidos ni el aparcamiento ni el viario necesario para comunicar el recinto con el pueblo, del que dista más de un kilómetro.

El proyecto contratado incluía 225 nichos, siete fosas y 48 columbarios para un total de 280 cuerpos de capacidad, que por aquel entonces equivalía al 36% de la población de Yebes y Valdeluz. El elemento que simbolizaría este fastuoso proyecto iba a ser la capilla de forma poliédrica, que se elevaría varios metros para que pudiese divisarse desde la lejanía y que contendría dos cubos: uno exterior de cobre y hormigón armado, y otro interior suspendido del techo y construido en estructura de acero y muro de gaviones.

Por si fuera poco, se preveía la construcción de un tanatorio con tres salas de velatorio, un crematorio y una sala de tanatoestética para el maquillaje de los cadáveres y otra de tanatopraxia para las tareas de higienización, conservación y embalsamamiento.

 Según las previsiones que se barajaban por aquel entonces, esta infraestructura municipal satisfaría las necesidades de una población de unos 7.000 habitantes, casi el triple de la actual.

En agosto de 2009, el entonces equipo de Gobierno del Partido Popular anunciaba que a medida que el municipio fuese creciendo, se ejecutarían las fases dos y tres, con 840 y 1.680 unidades de enterramiento previstas en cada una de ellas.

De ese modo, Yebes tendría un cementerio similar al de una ciudad de 30.000 habitantes, lo que elevaría el presupuesto final a casi 3 millones de euros. Las obras se paralizaron cuando apenas se llevaban cinco meses, “lo que demuestra la incapacidad del PP para gestionar un proyecto que había convertido en una prioridad”, explica el alcalde.

Ormazábal asegura que la obstinación por poner en marcha este proyecto tal y como se concibió fue “una temeridad y un despropósito”, más aún si se tiene en cuenta que el número de sepulturas que se proyectaron no estaba en consonancia con las defunciones que se han registrado en Yebes en las dos últimas décadas. Los sucesivos gobiernos del PP ni se plantearon la posibilidad de ampliar el actual cementerio diocesano, “que habría sido lo más lógico”, tal y como han hecho los municipios vecinos.

Tras valorar las distintas opciones, el Gobierno municipal se ha decantado por adaptar el proyecto original a las necesidades reales, emplear materiales usuales y eliminar las instalaciones innecesarias. “A partir de ahí, construiremos un recinto digno que en nada se asemeja a las pretensiones desorbitadas de nuestros antecesores, con el aprovechamiento de las obras que ya se han efectuado y haciendo valer los recursos que antes se dilapidaron”, concluye el alcalde de Yebes.

Entre los premios en metálico que se concedieron, las minutas de los profesionales, las certificaciones abonadas a la empresa constructora con la que se rescindió el contrato, y los costes de cancelación, el Ayuntamiento de Yebes ha pagado más de 145.000 euros, “un auténtico dispendio para no tener el cementerio que necesitamos y que vamos a construir con apenas 40.000 € más”.

Compartir:
Valorar este artículo