Actualizado: 16/01/2021
InicioNoticiasLa empresa Nevasa, de mayoría municipal modifica el reglamento de los cementerios de El Carmen y Puente Duero

La empresa Nevasa, de mayoría municipal modifica el reglamento de los cementerios de El Carmen y Puente Duero

La empresa Nevasa, de mayoría municipal modifica el reglamento de los cementerios de El Carmen y Puente Duero

Vía: El Norte de Castilla

La empresa Nevasa, de mayoría municipal y gestora de los tres cementerios públicos de la ciudad, ha iniciado la modificación del reglamento de los cementerios de: El Carmen (40.000 unidades de enterramiento) y Puente Duero (Valladolid) con el objetivo de atajar la anarquía en las obras y reformas que se ejecuten en las sepulturas, así como en la ornamentación.

El consejo de administración ha analizado ya un borrador de la norma, que introduce nuevo articulado, más exigente con las firmas y autónomos especializados en el sector funerario que vayan a trabajar en las dos instalaciones de la capital.

Así, les obliga a estar dados de alta, al corriente de sus obligaciones laborales, fiscales y administrativas y a contar con un seguro de responsabilidad civil por los daños que pudieran producir las intervenciones.

El texto, que tendrá que pasar por el pleno, prohibirá la colocación de ornamentos exteriores como columnas o piso alrededor de las tumbas, aunque se mantiene la excepción de instalar baldosas al frente para ubicar jardineras. El reglamento busca el respeto como norma básica en estos lugares de recogimiento.

Sin invadir al vecino

Deja claro pues que las construcciones no podrán invadir las vías, calles o pasillos de los camposantos. Cualquier exceso será corregido a costa del titular de la sepultura, siempre bajo el criterio de los técnicos de Nevasa. Esto no solo atañe a los obreros, sino que las familias que diseñen homenajes excesivamente especiales a sus difuntos deberán tenerlo en cuenta.

Tampoco las plantaciones o maceteros para honrar la memoria del finado podrán comer terreno a otros vecinos y deberán estar correctamente mantenidas. En este sentido, no se permitirá la colocación de floreros, pilas o cualquier otro elemento decorativo similar en la fachada de los nichos, a menos que estén adosados a las lápidas que decoren los mismos. Los elementos funerarios no podrán sobresalir del parámetro frontal del nicho.

Para los operarios externos que trabajen en los camposantos se deja muy clara la forma de proceder. Nada de dejar escombros de un día para otro apilados junto a la zona de trabajo y totalmente prohibido dejar aparcados vehículos o materiales durante el plazo de ejecución de las obras. Cada jornada tendrán que ser retirados. Tampoco podrán tomar agua de las fuentes públicas para quitar la suciedad de las unidades de enterramiento, ni limpiar los vehículos en ellas.

Nevasa se tomará en serio estas prescripciones hasta el punto de incluir un régimen sancionador, que no estaba en el reglamento vigente. Tras los apercibimientos oportunos, podrá llegar la multa en forma de prohibición de acceso al cementerio por un plazo máximo de seis meses. Aquí se incluyen, además, las amenazas y coacciones al personal del cementerio al que también, y según el borrador de la norma, se le obliga, al igual que a los visitantes, «a conducirse con el respeto adecuado al recinto».

Compartir:
Valorar este artículo