Actualizado: 23/04/2019
InicioNoticiasDivergencias entre sacerdote y vecinos de O Freixo mantiene paralizadas las obras de ampliación del cementerio

Divergencias entre sacerdote y vecinos de O Freixo mantiene paralizadas las obras de ampliación del cementerio

Divergencias entre sacerdote y vecinos de O Freixo mantiene paralizadas las obras de ampliación del cementerio

Vía: Voz de Galicia

El conflicto por la ampliación del cementerio de O Freixo, localidad perteneciente a Sierra de Outes (La Coruña), comenzó en el 2007 y continúa enquistado, sin que se observen, al menos por el momento, indicios de que pueda llegarse a un acuerdo. La divergencia que mantiene paralizada la obra radica en el lugar elegido por el sacerdote para la construcción de nichos, un emplazamiento al que los vecinos se oponen rotundamente.

El lugar en el que comenzó a desarrollarse la actuación se encuentra en la actual necrópolis y, desde el primer momento, los residentes expresaron su rechazo. En uno de los muros todavía continúan visibles las pintadas realizadas contra el párroco.

Los motivos

Dos son los motivos que llevan a los ciudadanos a negarse a permitir que la obra se haga en ese espacio. Por un lado, indican que se trata de un sitio pequeño, de difícil acceso y que quita servicio a los panteones que ya están construidos.

Además, el proyecto que pretendía ejecutarse establecía la realización de diez columnas con cuatro nichos en cada una de ellas. Según explican los vecinos, este número de sepulturas es insuficiente para atender la demanda. Ellos dicen que, según las solicitudes existentes, se necesitan veinte.

Otro aspecto al que se refieren es el relativo a la necesidad de buscar un emplazamiento que permita en el futuro nuevas ampliaciones, de forma que pueda darse respuesta a la demanda que aparezca. Comentan que si la obra se hace en el sitio pretendido, después será necesario buscar otra ubicación para futuras construcciones.

En este sentido, dicen que la Iglesia posee terrenos para que puedan levantarse los nichos. Con el propósito de desbloquear la situación, un grupo de vecinos mantuvo una reunión con el Arzobispado de Santiago. Se mostraron satisfechos con el encuentro, aunque también subrayaron que no encontraron un posicionamiento que les hiciese pensar que se atenderán sus demandas.

Oposición rotunda

Alguno de los residentes no duda en asegurar que no consentirá de manera alguna que las sepulturas se realicen en el lugar previsto por el párroco. Mientras no se alcance un acuerdo parece difícil que la obra del camposanto pueda llevarse a cabo.

Los implicados recalcan que consideran necesaria la obra y que están a favor de que se lleve a cabo. Subrayan que su rechazo se debe únicamente al espacio elegido porque creen que hay otros emplazamientos mejores para que se levanten las columnas de enterramiento y que es posible llegar a un acuerdo.

Compartir:
Valorar este artículo