Actualizado: 20/03/2019
InicioNoticiasPontevedra esta más cerca de vetar los crematorios en el centro urbano

Pontevedra esta más cerca de vetar los crematorios en el centro urbano

Pontevedra esta más cerca de vetar los crematorios en el centro urbano

Vía: Diario de Pontevedra

Todavía no hay confirmación oficial, pero, según las últimas informaciones, el único de los hornos que podría seguir adelante es el que prevé construir Funespaña, en San Amaro.

Tras cinco meses de reuniones, sondeos y entrevistas, la Concellería de Urbanismo acaba de finalizar la modificación del Plan General de Ordenación Urbana (PGOU) que prevé regular la instalación de hornos incineradores. Ya no quedan flecos pendientes y, salvo giro inesperado, el texto será aprobado de forma inicial en apenas dos semanas, en el Pleno ordinario de mayo.

Posteriormente, la reforma deberá ser aprobada por la Xunta de Galicia y superar con éxito la fase de alegaciones, momento en el que se podría levantar la suspensión de licencias de crematorios dictada a finales de 2012.

Si el texto logra salvar estos trámites intacto, el Concello conseguiría prohibir la apertura de crematorios en diferentes tipos de suelos, casi con toda probabilidad en los que ha saltado la alarma vecinal. Solo se libraría (de la quema) el horno incinerador de Funespaña.

La excepción se explica por los propios antecedentes y los hechos más recientes. Hace unos días el teniente de alcalde y concejal de Urbanismo, Antón Louro, anunciaba que el Plan restringiría este tipo de instalaciones en suelo urbano, urbanizable y de núcleo rural, lo que deja en fuera de juego a los crematorios proyectados en la calle Arcebispo Malvar (promovido por Alianza y Barros y Pompas Fúnebres), en la subida a Montecelo (Servicios Funerarios Rías Baixas) y en el actual tanatorio de San Amaro (Servicios Funerarios San Marcos).

El edil evitó ayer ahondar en este tipo de suelos o las clases de proyectos, pero sí señaló la zona del cementerio de San Amaro como un emplazamiento “compatible” con la incineración de cadáveres. Poco más hay que añadir.

La parcela situada detrás del camposanto es donde está proyectado el complejo de Funespaña que, para más señas, ha sido diseñado sobre un suelo rústico y dotacional, la única tipología de las que han presentado las empresas candidatas que quedaría exenta de la modificación del planeamiento.

Por otro lado, Louro insiste en que la propuesta “resolverá la preocupación que puedan tener los ciudadanos”, lo que también se puede entender como una carta blanca para el proyecto empresarial de Funespaña. De entre todas las manifestaciones vecinales que ha originado la frenética carrera empresarial por abrir el primer crematorio, el complejo de Funespaña fue el menos citado en los lemas de protesta.

Compartir:
Valorar este artículo