Actualizado: 14/11/2018
InicioNoticiasCeden un pequeño edificio en el cementerio para que la comunidad islámica realice sus ritos

Ceden un pequeño edificio en el cementerio para que la comunidad islámica realice sus ritos

Ceden un pequeño edificio en el cementerio para que la comunidad islámica realice sus ritos

El Ayuntamiento de Zaragoza ha cedido un pequeño edificio en el cementerio musulmán de Torrero a la comunidad islámica de la ciudad de Zaragoza para que puedan preparar los cadáveres según sus ritos antes de la inhumación.

Fuentes del consistorio apuntan en una nota que las condiciones de uso y gestión del equipamiento se fijan en un convenio suscrito por el consejero de Urbanismo, Infraestructuras, Equipamientos y Vivienda, Carlos Pérez Anadón, y por el presidente de la comunidad islámica, Mohamed Hanna.

Las leyes españolas, incluida la Ordenanza de Cementerios de Zaragoza, reconocen a los ciudadanos la libertad de culto y el derecho a recibir una sepultura digna, de acuerdo con los ritos de cada confesión, y hacen referencia al derecho de la comunidad islámica de España a recibir parcelas para realizar sus enterramientos, así como las medidas que les permitan observar sus ritos funerarios.

En este sentido, el edificio municipal que ha cedido el consistorio tiene una superficie de 65 metros cuadrados y se ubica en la parcela de 12.000 metros cuadrados enclavada en el cementerio musulmán de Torrero.

El acondicionamiento de estas instalaciones, de una sola planta, se llevó a cabo en 2012 con la intención de facilitar la existencia de un recinto en el que se realizara la ceremonia del lavado y purificación de los cadáveres según los preceptos islámicos.

Tras esta preparación, los musulmanes envuelven a sus fallecidos en un sudario blanco y los introducen en un ataúd, que se sepulta en tierra, orientado a la Meca.

Con el convenio que se ha firmado hoy, el Ayuntamiento de Zaragoza asume la gestión administrativa del cementerio musulmán, el control de las obras y los trabajos de mantenimiento y conservación, así como los enterramientos, como en cualquier otro recinto de Torrero.

La comunidad islámica, por su parte, deberá encargarse de la preparación y el manipulado de los cadáveres que vayan a ser inhumados por el rito islámico.

El cementerio musulmán, integrado en el cementerio de Torrero, se comenzó a utilizar en 1936, alojando a los combatientes marroquíes de la Guerra Civil española.

Desde 1988 se han realizado diversas actuaciones que lo han conformado con las características propias de un cementerio musulmán y el pasado ejercicio se realizaron diversas intervenciones de urbanización y mejora del conjunto funerario.

En este recinto se inhuman musulmanes fallecidos en la ciudad, así como los procedentes de Navarra, País Vasco, Logroño y Lérida.

Compartir:
Valorar este artículo