Actualizado: 19/01/2019
InicioDestacadosQué técnicas se utilizan para embalsamar a un cadáver

Qué técnicas se utilizan para embalsamar a un cadáver

Qué técnicas se utilizan para embalsamar a un cadáver

Embalsamamiento es toda operación que tiene por objeto la conservación del cadáver, previniendo los fenómenos de putrefacción. La palabra embalsamar procede de la palabra bálsamo que era una substancia que servía para la preservación.

El cadáver embalsamado puede permanecer “eternamente” expuesto. Esto es posible a través de la práctica del embalsamamiento, una tradición que comenzó en los tiempos del antiguo Egipto en la que se utilizan sustancias químicas o resinas para evitar la putrefacción del cadáver.

La preparación del cuerpo

En la actualidad, para embalsamar un cuerpo hay que lavar el cuerpo con germicidas -sustancias que destruyen los gérmenes- y limpiar los orificios corporales como la nariz y la boca. Hay que coloca algodones en las cavidades evitando la salida de fluidos y se sutura la boca para prevenir posibles contaminaciones. 

A continuación se procede a masajear el cuerpo con el fin de eliminar la rigidez y mejorar el aspecto de la piel, con cremas o aceites. Una vez preparado el cadáver se procede al vaciado de la sangre, vísceras, etc.

El embalsamamiento

Se realiza una incisión en la arteria, se extrae toda la sangre y se introduce una solución de embalsamamiento, que generalmente es una mezcla de formol, agua y productos químicos, además de conservantes, fijadores, germicidas y colorantes similares al color de la sangre. De este modo, el cuerpo recupera un tono natural, sin síntomas de cianosis -la coloración azulada de la piel- y sin el aspecto que toma la piel tras la muerte.

El conjunto de sustancias conservantes evita la descomposición de los tejidos y los germicidas permiten que no se generen hongos ni moho. Para evitar todo tipo de bacterias se suelen injertar grandes cantidades de alcohol, glicerol y formalina.

En el proceso de vaciado de la sangre y llenado del líquido de embalsamamiento, se emplean aparatos específicos como bombas de inyección y de aspiración.

Cuando los órganos están dañados, por haber padecido cáncer o diabetes, se inyecta el líquido directamente en la cavidad del órgano. Si el cuerpo está hinchado por la quimioterapia o medicamentos, se emplearán sustancias que faciliten la eliminación de los líquidos y la hinchazón.

Mediante distintas técnicas se perfora el intestino grueso, la vejiga, el estómago y los pulmones, que una vez vacíos se rellenar con la solución. Por último, gracias a la tanatoestética se procede a mejorar el aspecto general de la piel, así como de la cara, el pelo, las manos y las uñas.

Conservar el cuerpo embalsamado

El cuerpo embalsamado necesita un mantenimiento constante, tiene que estar en un lugar frío y poco húmedo.  Dos veces por semana hay que remojar la cara y las manos con una solución especial, y una vez al año se sumerge el cuerpo entero en esa misma solución”.

La profesora del Centro de Anatomía e Identificación Humana de la Universidad de Dundee, Sue Black, alerta que para “mantener un cuerpo en exposición permanente hay que cuidar la estética externa, usando, por ejemplo maquillaje y una peluca, ya que el pelo se cae”.

Compartir:
Valorar este artículo