Actualizado: 16/12/2017
InicioMedicina ForenseAutopsia psicológica: ¿Suicidio o asesinato?

Autopsia psicológica: ¿Suicidio o asesinato?

Autopsia psicológica: ¿Suicidio o asesinato?

Vía: Forensic Psychology

Para confirmar que un suicidio ha sido simulado y que en realidad lo que esconde detrás es un asesinato, los forenses echan mano de los psiquiatras, alguno de ellos expertos también en forensia, para que realicen la autopsia psicológica de la víctima.

Aunque siempre existe un componente psicológico al efectuar el examen del cadáver (habitualmente para buscar la motivación del homicida y la resistencia de la víctima), en los casos de duda esta prueba se hace todavía mas importante.

Las autopsias psicológicas surgieron en la década de 1930 en los Estados Unidos, por el elevado índice de suicidio que acarreo la crisis económica del 29.  Después, estos estudios se paralizaron hasta que a mediados del siglo XX resurgieron en el mismo país que los vio nacer. Ahora, se esta convirtiendo en el eje de estudio para combatir los suicidios en Japón y en los países nórdicos donde estas depresiones que llevan a la muerte se han convertido en un gran problema, al constituir la mayor causa de fallecimiento de sus población.

Como la de otros investigadores, la función del psiquiatra es descodificar mensajes, habitualmente subjetivos, pero en estos casos los expertos aseguran que es mas sencillo porque “los muertos mienten poco”. Por eso, el psiquiatra forense debe acceder a lugares íntimos de la víctima y a los informes en relación a la muerte de los investigadores y otros peritos.

Su trabajo comienza en la escena del crimen y mientras los agentes de la inspección ocular “levantan” huellas dactilares y otras pruebas, este experto levantara las huellas psicológicas de la víctima que han quedado en los espacios en los que habito y en las personas que tuvieron relación con ella, incluso, con quienes la vieron en las ultimas horas y percibieron su actitud.

Para ellos, el rostro de la víctima al morir y la posición en la que aparece, es el mejor punto de partida. En ella se refleja si la persona era consciente de lo que se avecinaba, Por ejemplo, si una persona se suicida estampando su coche tendrá la cara tensa, con el labio inferior contraído y los dientes apretados: sabia lo que le iba a pasar. Mientras que en otro tipo de suicidios, por ejemplo con algunos tóxicos, es probable que mantenga una expresión cercana a la serenidad.

Pero no siempre es posible que estos especialistas acudan, aunque si tendrán acceso a las fotografías de los investigadores. También le llegara el informe y a partir de entonces indagara si las lesiones o la forma de morir es compatible con el carácter de esa persona.

Algunos psiquiatras mantienen que la manera de suicidarse varía según la constitución física, la cual esta asociada a la personalidad.

Existen tres tipos:

-Leptosomatico: Se caracteriza por su delgadez. Es una persona que oscila entre la frialdad y la hipersensibilidad y su suicidio requerirá una gran preparación midiendo todos los acontecimientos, escogiendo con mucha probabilidad un lugar alejado pensando aun en si estará todo listo para el acto: puede emplear un arma de fuego o veneno.

-Atlético: Tiene un esqueleto fuerte con una musculatura desarrollada, es una persona reiterativa, tenaz y calculadora que acabara con su vida de forma brusca, por ejemplo ahorcándose, pero lo hará buscando que la culpabilidad moral recaiga sobre alguien cercano que, seguramente, será quien encuentre el cuerpo.

-Pícnico: Persona bajita y regordeta que pasa de la exaltación a la depresión con facilidad. Según los psiquiatras, se suicida de manera llamativa debido a su carácter pasional, por lo que optan por quitarse la vida de una forma ostentosa como por ejemplo tirándose a la vía de un tren o degollándose frente a un espejo.

El suicidio de niños y adolescentes: coincidirá en parte con esta personalidad inmadura y fantástica. Ellos anuncian su muerte a los cuatro vientos y para morir elegirán por ejemplo, tirarse por una ventana, para que todo el mundo vea lo mal que le tratan sus padres, amigos o pareja. La diferencia que hay entre los niños y los picnicos es que aquellos no son conscientes de la irreversibilidad de la muerte. Solo es una forma de escapar.

Además de estas líneas generales, en apariencia subjetivas, la autopsia psicológica es un método riguroso y científico debido al proceso de elaboración que tiene.

El psiquiatra lee los diarios, las cartas, ve fotografías y bucea en los pensamientos y deseos mas íntimos de la victima. Analiza sus antecedentes psiquiátricos y delictivos si los tuviera, sus costumbres diarias, si consumía alcoholo drogas y en que cantidad, sus miedos… La teoría es que el miedo acompaña al individuo hasta en su forma de morir: alguien que padezca de vértigo jamás se suicidara tirándose por una ventana.

Después, el psiquiatra da el salto a las entrevistas personales con familiares, amigos y vecinos, compañeros de estudio, trabajo, religión… Debe estudiar las relaciones de pareja, aunque esta no sea formal o publica, da igual que edad tenga la victima. Es importante que la muestra de entrevistados sea amplia, pero también selectiva. Debe excluir a los sospechosos pues pueden manipular la información que los demás facilitan al psiquiatra.

En estas entrevistas el experto busca sobre todo algún síntoma previo al suicidio. Los especialistas aseguran que a no ser que se trate de un delirio, supuesto en el que entraría en juego una enfermedad mental, todos los suicidas anuncian sus intenciones de una manera o de otra. “Nunca falla”, dicen con rotundidad. Así que cuando algún allegado advierta de sus deseos de morir no hay que pasar por alto el aviso.

Después, el experto indaga en los antecedentes psiquiátricos, médicos y delictivos de los familiares. Para ellos, las personas no somos solo un producto genético, además somos producto de nuestra historia y de la conducta de nuestra familia. Si la victima ha visto o sufrido agresiones en su entorno y si algún pariente ha tenido antecedentes de problemas psiquiátricos, pueden haberle causado un trauma que lo haya conducido al suicidio.

Diagnostico: Asesinato…
Una vez reunidos todos los datos, se ponen sobre la mesa y se intercambian impresiones con todos los agentes involucrados en la investigación: medico forense, investigadores científicos y de homicidios. El intercambiar criterios sustenta las conclusiones que aparezcan en la autopsia psicológica.

El punto final de la autopsia psicologica esta en la elaboracion del informe. En este documento tiene que constar:

a)Un perfil de la personalidad del individuo.

b)Una valoración de los factores de riesgo suicidas, agresivos y accidentales.

c)Una valoración de su estilo de vida, que incluya que incluya el estado mental en el que se encontraba en el momento de la muerte.

d)Se plasmaran también sus conflictos personales y las motivaciones que pudieron llevarle al suicidio.

e)Se determinara si existieron señal su asesino.es de aviso presuicida, para concluir si en el momento antes de morir podía encontrarse en tal estado de desequilibrio que le llevase a morir intencionadamente.

Cuando el informe arroja una conclusión desfavorable a la aparente causa de la muerte, el suicidio, el trabajo del psiquiatra pone luz a mas aspectos de la investigación. Con los testimonios y el conocimiento de la intimidad, los conflictos y motivaciones de la victima, es capaz de reunir un circulo de sospechosos que hayan podido relacionarse con ella. La teoría es que victima y verdugo poseen características complementarias, es casi como decir que a cada tipo de victima, un tipo de asesino.

Compartir:
Valorar este artículo