Actualizado: 12/12/2017
InicioNoticiasLos cementerios de Salamanca congelan los precios de los servicios funerarios

Los cementerios de Salamanca congelan los precios de los servicios funerarios

Los cementerios de Salamanca congelan los precios de los servicios funerarios

Vía: Marta Gonzalo

La mayor parte de municipios de la provincia congelarán los precios de los nichos para 2013 conscientes de la crisis económica actual. Únicamente el Ayuntamiento peñarandino aplicará este año una subida del 2,4 por ciento al coste de las sepulturas del cementerio que se adjudican mediante cesión por un periodo de 49 años.

De este modo, el precio de una fosa para tres enterramientos pasa de 1.006,31 a 1.030,47 euros. En el caso de Guijuelo el incremento de la tasa del cementerio responderá a la subida del IPC, circunstancia que también barajan en Terradillos y Carbajosa.

En la mayor parte de la provincia la situación es diferente y así, por ejemplo, el Consistorio de Alba de Tormes actualizó la tasa en noviembre de 2011, ya que llevaba dos décadas sin ponerse al día, para entrar en vigor el pasado año 2012, pasando el precio de los nichos de 240 a 1.000 euros. En 2013 no habrá nuevas subidas.

La tasa del cementerio de San Miguel en Béjar se mantiene congelada para 2013 ya que únicamente subirán aquellos servicios privatizados. El precio de los nuevos nichos que el Ayuntamiento construirá en Béjar es de 600 euros cada uno.

En mayo de 2012, dentro del plan de ajuste, Vitigudino aprobó una subida de las tasas de cementerio del 24,8%. El precio quedó fijado en una cantidad que ronda los 600 euros frente a los 400 que se pagaban antes. La subida respondía a un aumento del IPC acumulado desde 2001, no se había subido desde entonces, y el precio es para una concesión de sepultura por 30 años. Desde entonces no se ha subido y no hay previsión que suceda este año tampoco.

En el caso de Aldeadávila, el Ayuntamiento incorporó en 2010 nichos al cementerio. El precio de una concesión a perpetuidad de un nicho es de 240 euros y el de una sepultura es de 400 euros. No se pueden comprar previamente, sólo se entrega la tumba cuando fallece una persona. Desde entonces no se han modificado los precios.

Compartir:
Valorar este artículo