Actualizado: 16/12/2017
InicioNoticiasLos españoles son los europeos que pagan más IVA por morirse

Los españoles son los europeos que pagan más IVA por morirse

Los españoles son los europeos que pagan más IVA por morirse

Vía: Rocío Regidor / Libremercado

Las familias pagan 300 euros más de media tras la subida de trece puntos de IVA en los servicios funerarios. La pérdida de un ser querido es una de las crisis vitales más difíciles y por la que todos tenemos que pasar en varias ocasiones a lo largo de la vida. Ante esta pérdida, las personas cercanas al fallecido experimentan un duro proceso de duelo en el que, además, tienen que hacerse cargo de varias decisiones muy complicadas, como es el caso de los servicios funerarios.

Decisiones como la incineración o el entierro tradicional, la ceremonia religiosa o laica se producen en momentos muy complicados emocionalmente. A esto hay que unir el elevado coste de estos servicios esenciales, y que se producen de improviso en muchos casos, por lo que los seres queridos no están preparados económicamente para afrontarlos. Grupo Mémora, líder en servicios funerarios en España, cifra el coste medio de los servicios funerarios en España en unos 3.700 euros, que se reduce unos 200 euros en caso de incineración y puede variar dependiendo de la ciudad.

Este precio se ha visto incrementado con la subida del IVA que entró en vigor el pasado mes de septiembre. Este servicio esencial ha pasado de gravarse al tipo reducido del 8% a tributar en el régimen general al 21%. Trece puntos más de un día para otro que hacen que morirse sea, de media, 300 euros más caro.

Según Juan Vicente Sánchez-Araña, presidente de Panasef, la patronal de funerarias españolas, “la subida del IVA va a suponer que muchas familias no tengan ni para enterrar a sus seres queridos. El servicio que nuestras empresas ofrecen es un servicio totalmente necesario para las familias y es un servicio de primera necesidad para las más de 380.000 personas que fallecen anualmente en España. Si ahora el IVA se incrementa en 13 puntos, vamos a asistir a situaciones en las que los familiares tengan que solicitar un préstamo para poder enterrar a un familiar”.

El IVA más alto de Europa

Los españoles soportan el IVA más alto de toda Europa en los servicios funerarios. Según un estudio encargado por Panasef, “el 75% de los países de nuestro entorno no gravan con IVA los servicios funerarios. Podemos decir que las familias españolas son las que más IVA pagan por enterrar a sus fallecidos, ya que tenemos la cuota más elevada de IVA. Consideramos que nuestro sector ha sufrido una subida de tipo impositivo de IVA totalmente desproporcionada”, comenta Sánchez-Araña.

Según este informe, en Dinamarca, Irlanda, Italia, Holanda, Portugal, Finlandia, Suecia y Reino Unido los servicios funerarios están exentos de IVA. Por su parte, en Bélgica se grava con un 6% y en Chipre con un 5%. Los países cuyo impuesto al consumo en este tipo de servicios se aproxima más al 21% español son Alemania (19%) y Austria (20%).

Algunas empresas del sector han decidido no repercutir, al menos de momento, la subida del impuesto. Por ejemplo, Víctor Humanes, director de marketing de Grupo ASV Servicios Funerarios, ya explicó a Libre Mercado que asumirían la mitad de la subida del IVA. En el sector no entienden cómo se ha podido hacer una subida tan importante en “un servicio en el que no puedes decidir si consumir o no”.

El tradicional Seguro de Decesos

El clásico Seguro de Decesos es una figura dentro del mundo de los seguros exclusiva de España y existe por tradición. De hecho, 22 millones de españoles están asegurados mediante este tipo de seguro, el 55% de los difuntos. Se trata de pólizas, en su mayoría familiares, que cubren hasta a tres personas. En el resto de los países de Europa un seguro de ‘no vida’ como tal, no existe, se incluye dentro de otros seguros de vida o accidentes.

Por regiones, en el sur de España el Seguro de Decesos está mucho más arraigado que en el norte. El sector de servicios funerarios es, además, muy complejo, ya que cada comunidad tiene sus propias regulaciones y, a su vez, cada ayuntamiento decide los precios y tasas en temas de incineración y entierro. Por ejemplo, en Andalucía es donde menos se paga por los servicios de incineración o entierro, ya que es donde más subvencionados están desde las corporaciones locales. En el lado contrario, se sitúa Baleares, según fuentes del sector.

8.761 fallecidos más con respecto a 2010

En 2011, fallecieron en España 389.182 personas, 188.827 mujeres y 200.355 varones, según el Instituto Nacional de Estadística (INE), un incremento de 8.761 fallecidos respecto a 2010. En cuanto a la tasa bruta de mortalidad, tras dos años de descensos consecutivos, subió en 2011. La tasa bruta de mortalidad en España en 2010 fue de un 8,22‰ y en 2011 sube hasta el 8,39‰.

Tendencias del sector

Pese a que no existen datos oficiales, Panasef tiene constancia, a través de sus empresas, de que las cremaciones siguen aumentando. Así, la media nacional de incineraciones en España se sitúa en torno al 32% con respecto al 28% que representaban en año 2010, aunque hay ciudades, como Málaga y Sevilla, que superan ampliamente este porcentaje, con más de un 50% de cremaciones.

No es de extrañar este aumento, ya que la incineración resulta más barata que el entierro tradicional, principalmente, por el ahorro en el espacio donde se entierra el cadáver, que es cada vez más elevado dada su escasez. Además, según Eduard Vidal, consejero-director general del Grupo Mémora, “hay ciudades que subvencionan el servicio de incineración y puede costar tan sólo 150 euros“. Vidal también destacó el aumento próximo al 7% de las ceremonias laicas en detrimento de las religiosas.

Desde Mémora ofertan varios servicios que les diferencian de otras empresas del sector. El año pasado pusieron en marcha la Recuperación de la memoria digital. Los familiares de una persona fallecida pueden, a través de este servicio, recuperar todo lo que el difunto dejó en la red: fotos, comentarios, así como comunicar la muerte a los contactos del fallecido en las redes sociales…

El Grupo oferta también joyas muy especiales para recordar al desaparecido. La funeraria oferta un diamante obtenido a partir del carbono presente en las fibras capilares humanas. Mémora ha innovado hasta crear las “joyas con huella digital“, un recuerdo en forma de colgante que tiene grabada la huella dactilar del difunto y permite personalizarla con un texto.

Compartir:
Valorar este artículo