Funsegur
Actualizado: 17/06/2024
Gesmemori
InicioDestacadosDenuncian a una funeraria de Valladolid: “Cambiaron el ataúd de mi marido”

Denuncian a una funeraria de Valladolid: “Cambiaron el ataúd de mi marido”

Denuncian a una funeraria de Valladolid: “Cambiaron el ataúd de mi marido”

Denuncian a una funeraria de Valladolid: “Cambiaron el ataúd de mi marido”

Vía: Redacción

La historia de Antonia y su hijo Álvaro, narrada en el magacín vespertino de Antena 3, presentado por Sonsoles Ónega, revela una serie de desdichas y complicaciones tras la muerte del marido y padre, Tomás. Después de su fallecimiento en marzo de 2023, la familia se enfrentó a una inesperada serie de dificultades con la aseguradora a la que habían estado pagando desde 1960.

Primero, ningún representante de la aseguradora se presentó en el tanatorio de Valladolid para asistir en el entierro, a pesar de haber acumulado 63 años pagando la póliza de decesos. Luego, descubrieron que el dinero acumulado no era suficiente para cubrir los costos del entierro. Un trabajador del tanatorio reveló que el capital de 3.000 euros no alcanzaba para una sepultura decente, lo que resultó en la compra de un ataúd de 300 euros, de una calidad muy inferior a lo esperado.

Álvaro, sorprendido por esta situación, denunció al seguro y descubrió que el ataúd pagado originalmente costaba 700 euros y debía ser de mejor calidad. Sin embargo, el ataúd en el que se enterró a Tomás era de madera clara, sin adornos y extremadamente estrecho, posiblemente inadecuado para entierros legales y más adecuado para incineraciones.

La situación empeoró al visitar el cementerio, donde descubrieron que la tumba de Tomás había sido profanada. Un olor fuerte emanaba del nicho, había una mancha en el pavimento y la lápida no estaba bien fijada. La gestora del cementerio confirmó que había un poro en el nicho, indicando una anomalía.

Al abrir la tumba para verificar el estado del cuerpo, encontraron un tercer ataúd diferente al primero y al segundo y que no pertenecía a la familia. Esto llevó a Antonia y Álvaro a denunciar todas las complicaciones vividas durante más de un año. Ahora están esperando que se abra el tercer ataúd para aclarar la situación, aunque la justicia considera que sus peticiones podrían ser excesivas.

Esta historia pone de relieve la importancia de la transparencia y el cumplimiento de las obligaciones por parte de las aseguradoras y funerarios, así como el impacto emocional y financiero que situaciones como estas pueden tener en las familias.

Compartir:
Valorar este artículo