Funsegur
Actualizado: 06/07/2022
InicioDestacadosEl proyecto del tanatorio musulmán de Ceuta, a punto de licitación

El proyecto del tanatorio musulmán de Ceuta, a punto de licitación

El proyecto del tanatorio musulmán de Ceuta, a punto de licitación

El proyecto del tanatorio musulmán de Ceuta, a punto de licitación

La Ciudad Autónoma de Ceuta ya tiene el proyecto del futuro tanatorio musulmán, que la Consejería de Medio Ambiente y Servicios encargó en mayo del año pasado para concretar las características formales y constructivas de un nuevo edificio público junto al cementerio de Sidi Embarek para complementar las instalaciones para los servicios funerarios de esta comunidad.

El edificio servirá “para gestionar los servicios de atención a la muerte reposa y responder a la necesidad de la comunidad musulmana y a la diversidad religiosa en nuestra ciudad desde una perspectiva del máximo respeto hacia las especificidades mortuorias de las distintas confesiones religiosas en el marco de la legalidad vigente”.

El presupuesto estimado para la licitación de los trabajos asciende a un total de 648.966 euros y su ejecución, que saldrá “en breve” a concurso, según fuentes del Ejecutivo que preside Juan Vivas, se estima en un máximo de un año y medio.

El Ejecutivo local cree que con este servicio ubicado junto al camposanto islámico sobre una parcela de 450 metros cuadrados se podrá “garantizar que los ciudadanos puedan ser atendidos y enterrados de acuerdo a sus propias convicciones, ayudando a entender la pluralidad de formas de abordar la muerte y entendiendo que ésta es una expresión de los diversos legados de memoria de sus miembros”.

El edificio se configurará como otra entrada al cementerio, ya que en su planta baja se dejará un pasaje que constituirá a la vez el acceso tanto al camposanto como al tanatorio.

Desde ese espacio se podrá pasar, según el proyecto, pendiente solamente de perfilar algunos detalles, de forma independiente a una zona de mezquita, a la de preparación y oficinas y al resto de las salas y dependencias del edificio.

El inmueble contará con dos plantas y un castillete de acceso a la terraza, que será un elemento de ampliación para facilitar la estancia de más personas cuando sea necesario. En total contará con 537,3 metros cuadrados construidos y 462,2 útiles.

En la planta baja, al margen del pasaje de entrada, se hará hueco a la zona de administración y recepción en el vestíbulo de entrada, que contará con un punto de información al público.

También dos salas de trabajo en las que se realizará la preparación del cuerpo según las costumbres de la religión musulmana (con una entrada independiente del resto para preservar la intimidad del fallecido). Estará equipada con superficies “lisas, impermeables, resistentes al choque y que permitan una fácil limpieza y desinfección”. También contará con lavamanos de agua corriente destinado al personal y tendrá un aseo anexo para uso exclusivo del personal.

Dentro de esta planta se podrá encontrar una zona de rezo, una pequeña mezquita junto a la sala de abluciones y adicionalmente se habilitará una primera sala de velatorio que incluirá un túmulo para ubicación de cadáveres con cámara de refrigeración. También tendrá una zona de cocina donde se ubicará un termo y un fregadero.

Compartir:
Valorar este artículo