Actualizado: 16/09/2021
InicioDestacadosBierzo Aire Limpio pide que no se autorice la ubicación de una planta de residuos junto al cementerio

Bierzo Aire Limpio pide que no se autorice la ubicación de una planta de residuos junto al cementerio

Bierzo Aire Limpio pide que no se autorice la ubicación de una planta de residuos junto al cementerio

La ong ecologista Bierzo Aire Limpio, pide públicamente al Ayuntamiento de Ponferrada (provincia de León) que “bajo ningún concepto autorice una planta de gestión de residuos contigua al Cementerio de Montearenas; una planta peligrosa y contaminante, con capacidad para almacenar 17.000 toneladas de residuos tóxicos.

La planta ha sido solicitada por la empresa de reciclaje Recinor en la zona contigua al cementerio, declarada suelo rústico en el Plan General de Urbanismo de Ponferrada. Su instalación requiere una licencia de uso excepcional, que “corresponde a la Junta de Gobierno de Ponferrada aprobar o rechazar”.

Para Bierzo Aire Limpio, “el cementerio de Montearenas es un lugar sagrado que da servicio público a una población de 65.000 habitantes. El entorno, con majestuosas vistas de los Montes Aquilianos y el Valle del Silencio, fue escogido en su día por ser un espacio apropiado para la tranquilidad y el silencio que son connaturales a un cementerio: un lugar de oración, memoria, dolor, recuerdos familiares y respeto hacia nuestros seres queridos”.

“De consumarse este despropósito, el Cementerio de Montearenas perderá para siempre su paz y su tranquilidad, su condición de santuario ciudadano. Bastaría con esta razón para que la Junta de Gobierno deniegue la autorización, porque frente al interés particular, lucrativo y puramente económico de una empresa privada, debe prevalecer la defensa del interés público, en este caso —afirma Bierzo Aire Limpio—, la defensa de la paz y recogimiento del Cementerio de Montearenas”.

El proyecto de Recinor ya cuenta con licencia ambiental de la Consejería de Fomento, por lo que los ecologistas “alertan a la ciudadanía de Ponferrada ante una nueva agresión ecológica del consejero Suárez-Quiñones a la ciudad”.

“En este lugar, Recinor pretende convertir en basurero industrial 51.224 metros cuadrados, de los que 35.598 serán de naves, maquinaria, voluminosos a la intemperie, zonas hormigonadas para áridos y tierras, etc. Piden licencia para almacenar más de 17.000 toneladas al año, es decir, casi mil camiones de 18t, tres camiones de dos ejes diarios: camiones de obra, bañeras, contenedores, máquinas trituradoras de áridos, machacadoras de mandíbulas, molinos de impacto, retroexcavadoras… ruido, polvo, humos, contaminación, molestias. Todo ello junto a las tumbas de nuestros seres queridos”, explican en un comunicado.

Compartir:
Valorar este artículo