Actualizado: 12/04/2021
InicioEmpresasUn informe del Observatorio Ciudades que Cuidan ve necesario crear un registro de personas en soledad no deseada

Un informe del Observatorio Ciudades que Cuidan ve necesario crear un registro de personas en soledad no deseada

Un informe del Observatorio Ciudades que Cuidan ve necesario crear un registro de personas en soledad no deseada

El Observatorio Ciudades que Cuidan, impulsado por Fundación Mémora y en colaboración con la Fundación ”la Caixa”, ha destacado en un informe la necesidad de crear un registro unificado y oficial del número de personas que viven situaciones de vulnerabilidad originadas por el aislamiento social y la soledad no deseada que afecta, en mayor medida, a las personas mayores.

Se trata de una de las varias conclusiones que arroja este estudio y que pone de manifiesto, a su vez, el papel clave de los medios de comunicación en la sensibilización social de la soledad no deseada.

Bajo el título “Impacto de la soledad en los medios de comunicación”, el informe realiza un análisis de la repercusión de la soledad no deseada a partir de la opinión publicada en los medios de comunicación con el objetivo de describir el impacto de la soledad en el envejecimiento y el final de vida. El estudio se ha llevado a cabo a partir de la revisión de un total de 187 artículos y noticias publicados en prensa digital y en papel del período septiembre de 2019 – octubre de 2020, centrando el foco en la soledad en las personas mayores.

Así pues, el informe sitúa la soledad no deseada como un problema social al que se debe atender desde una mirada multidisciplinar y apunta que, pese a que la comunidad científica ha realizado estudios sobre la magnitud del fenómeno y sus implicaciones para la salud de las personas, es muy reciente aún su impacto en las políticas públicas.

“Este primer informe nos ofrece una revisión documental de enfoque cualitativo con conclusiones preliminares que nos permite trazar un primer camino para evaluar, analizar y concienciar sobre un fenómeno de gran magnitud que es poco visible aún en las esferas de las políticas públicas y a ojos de la sociedad: la soledad no deseada, con mayor incidencia en el colectivo de personas mayores. Nuestro compromiso desde Fundación Mémora es seguir estudiando este fenómeno en profundidad y por ello ya estamos trabajando, en colaboración con Fundación “la Caixa”, en un segundo estudio que nos permita ampliar la muestra”, apunta Joan Berenguer, director general de Fundación Mémora y co-autor del informe.

El Observatorio Ciudades que Cuidan se despliega a través del convenio de colaboración con la Fundación ”la Caixa”, a través de su Programa de Mayores, que tiene como misión acompañar personas maximizando sus posibilidades de desarrollo personal, facilitando la construcción de relaciones de apoyo que generen oportunidades para el desarrollo de una vida plena y comprometida con su comunidad. “Aunque el aislamiento y la soledad han aumentado en este tiempo de pandemia para todos, hemos constatado la importancia de los recursos personales para afrontar estas situaciones. Empoderar a las personas y construir arquitectura comunitaria que dé apoyo al individuo son, junto a una mayor sensibilización de la ciudadanía sobre el aislamiento y la soledad, elementos clave de una intervención rigurosa. No se trata de ganar ninguna batalla a la soledad; se trata de aprender a gestionarla cada uno de nosotros a través de una mejora de nuestros recursos personales, juntamente con implicación y compromiso en lo común y compartido”, explica Cristina Segura, socióloga y directora del programa para Personas Mayores de Fundación ”la Caixa”.

Falta de datos oficiales sobre la soledad no deseada en personas mayores para evaluar su impacto en la salud y la mortalidad

De las 187 publicaciones analizadas, el 52,4% son artículos dedicados a hablar sobre la soledad, sus causas, consecuencias y porcentajes de personas mayores que viven solas, tanto en el global de España como en las diferentes comunidades autónomas y municipios, según el ámbito del medio de comunicación. Por otro lado, los que ofrecen noticias sobre el hallazgo de personas mayores fallecidas solas en su domicilio representan el 9,6% de los artículos analizados. Por último, el 38% refieren planes e intervenciones, o propuestas de actuación que se implementan en diferentes puntos de España.

El informe ha concluido que, si bien existen estudios que ofrecen datos sobre los mayores que viven en soledad, éstos se refieren, sobre todo, a porcentajes de hogares unipersonales habitados por mayores de 65 años, como la Encuesta Continua de Hogares del INE.

Sin embargo, hay pocos datos oficiales que ofrezcan una imagen de las personas mayores que viven en situaciones de soledad no deseada y de las que mueren en esta situación. Por ejemplo, el informe pone de relieve que, en el ámbito judicial, los registros de muertes no indican si el cadáver ha sido hallado muerto en soledad, sino que se limitan a recoger las causas de la defunción. Por otro lado, los registros de los servicios de seguridad, como policía y bomberos, tienen datos de las intervenciones realizadas en domicilios y de los cadáveres hallados, pero ningún detalle sobre la situación de la persona fallecida.

En este sentido, el informe apunta a la importancia de la respuesta de las instituciones para ofrecer apoyo a estas situaciones de soledad cada vez más visible en las agendas políticas de diversos países como, por ejemplo, Reino Unido a partir de la creación en 2018 del Ministerio de la Soledad. En España, existen proyectos de diferentes tipos: los

que actúan como radares comunitarios, planes y programas de la administración pública, intervenciones de entidades sociales y de voluntariado y proyectos tecnológicos.

Problemática social y sanitaria: el impacto de la soledad no deseada en la salud física y mental de las personas mayores agravada por la COVID-19

El informe subraya que la soledad no deseada se debe abordar como un problema social y de salud pública, desde una mirada interdisciplinar y con el objetivo de empoderar a la ciudadanía para impulsar un cambio estructural. Especialmente en un contexto en el que la crisis sanitaria de la COVID-19 está endureciendo esta problemática, a raíz de medidas contra la pandemia como el distanciamiento social y el aislamiento.

En este sentido, diversos expertos han señalado que, precisamente, para mantener a salvo a los mayores, se les está privando de elementos para paliar la soledad: compañía, contacto con otras personas y socialización. Además, como grupo de población vulnerable y en riesgo, las personas mayores no han contado con suficiente apoyo psicológico para afrontar situaciones de duelo o para gestionar el miedo y preocupación ante la posibilidad de enfermar.

El estudio también recuerda que la soledad no deseada tiene un impacto negativo en la salud de las personas mayores. Se asocia a una peor calidad de vida, peor salud física y mental, y mayor riesgo de mortalidad. Además, la soledad en la vejez se agrava por las dificultades de movilidad.

Sobre Observatorio Ciudades que Cuidan de Fundación Mémora
El Observatorio Ciudades que Cuidan es un proyecto impulsado por Fundación Mémora en 2019, con la colaboración de Fundación La Caixa, con el objetivo de generar conocimiento y divulgación sobre el envejecimiento, la soledad, el final de vida y la muerte en soledad.
Para más información: www.ciudadesquecuidan.com

Compartir:
Valorar este artículo