Actualizado: 15/05/2021
InicioNoticiasEl Concello de Cangas aprueba legalizar el cementerio de Darbo, tras 30 años en el limbo legal

El Concello de Cangas aprueba legalizar el cementerio de Darbo, tras 30 años en el limbo legal

El Concello de Cangas aprueba legalizar el cementerio de Darbo, tras 30 años en el limbo legal

Vía: FV

Tras tres décadas en el limbo legal, la junta de gobierno del Concello de Cangas del Morrazo (provincia de Pontevedra) aprobó el lunes la regularización del cementerio de la parroquia de Darbo.

La propuesta fue presentada por el concejal de Urbanismo, el socialista Eugenio González, que se apoya en la disposición adicional primera de la Ley de Sanidad Mortuoria. De esta forma, el camposanto construido en 1990 por la empresa Cantycos S.L. será cedido al concello de Cangas por un periodo de 99 años, prorrogables por otros tantos. Pero ahora deben de ser los vecinos de Darbo los que decidan como será la gestión del cementerio.

El proceso de regularización del cementerio de Darbo fue largo y pasó por diversos filtros. El primero fue el de Sanidad. Los inspectores de esta consellería tuvieron que realizar un informe sobre las instalaciones, que había sido desautorizada, que lo construido no se ajustaba a la licencia concedida.

Los técnicos concluyeron que se advertía alguna carencia, entre ella que no había documentación que acreditase la titularidad del recinto que los enterramientos son exclusivamente en nicho y que se contabilizaron 1.708 construidos, 60 más de los que aparecen en el proyecto.

También se informó que el primer enterramiento en este camposanto sin legalizar data del año 1994 y certifica que dispone de agua potable de la red de abastecimiento municipal y que los análisis determinan unas condiciones dentro de los parámetros normales. Antes, el informe de Patrimonio había sido también favorable a esta regularización.

Una de las cuestiones que se presentaban más complejas y difíciles de solucionar era cómo se iban a dar en concesión nichos que en su día fueron vendidos y sobre los que supuestamente existían títulos de propiedad. En su momento, el concejal socialista Eugenio González manifestó que la administración municipal se planteaba asumir los gastos de mantenimiento que se añaden a los ya desembolsados para poner a punto el cementerio de Darbo, aunque de algún modo tendrá que recuperar lo que invierte en un cementerio privado, añadía Eugenio González.

La promotora construyó 1.700 nichos y los puso a la venta. Eran 60 más de los que había en el proyecto original. Durante todos estos años, esa parte ilegal del cementerio de Darbo estuvo abandonada y fueron muchos los gobiernos locales que trataron de buscar una solución que ahora hace real el concejal de Urbanismo, Eugenio González, que ya mantuvo reuniones con los vecinos y con representantes de la empresa promotora, pero que volverá a tenerlas para realizar todo bien este teórico traspaso de poderes.

El Concello de Cangas ya realizó obras para lograr el visto bueno de la Xunta de Galicia y ahora habrá que definir de quién son y quién se hace cargo de ellas.

Así que aún queda un proceso burocrático que afrontar, pero que no impedirá que los vecinos puedan enterrar ya a sus muertos en este cementerio de Darbo. En esta parroquia se vivía, como consecuencia de todo ello, una especie de angustia por la dificultad de enterrar a sus muertos y, también, como no, por el hecho de que veían que habían perdido el dinero que utilizaron para comprar los nichos. Ahora, esta solución aporta tranquilidad a la población de Darbo.

Falta, ahora, que el gobierno local busque también una solución par el cementerio de Coiro, que también está en otro limbo legal, diferente al de Darbo, pero que también genera crispación entre los parroquianos. Faro de Vigo

Compartir:
Valorar este artículo