Actualizado: 19/09/2020
InicioInternacionalContinúan a buen ritmo las obras de rehabilitación y mejora del cementerio británico de Tarragona

Continúan a buen ritmo las obras de rehabilitación y mejora del cementerio británico de Tarragona

Continúan a buen ritmo las obras de rehabilitación y mejora del cementerio británico de Tarragona

El cementero británico de Tarragona conocido como el Fossar dels Jans, se encuentran enterrados decenas de marineros, cónsules y soldados, en su mayoría británicos de religión protestante repartidos tanto en criptas como en fosas comunes.

El cementerio protestante es propiedad de la Corona Británica y resulta ser el más antiguo de España. En él se dio sepultura a muchos de los soldados británicos combatientes en la Guerra de Sucesión, el cementerio se encuentra en el paseo Rafael Casanova y que tiene su origen en la Guerra de Sucesión (1701-1714).

Las obras de remodelación actualmente en curso se están llevando a cabo por encargo del consulado británico, y afectan a los muros perimetrales y la fachada, los arcos de las puertas que conducen a las dos criptas, las escaleras, las barandillas y los cierres.

Las que se llevan a cabo este 2020 no son las únicas intervenciones de mejora del cementerio protestante que se han hecho a lo largo de este siglo. Hace una década se procedió a mejorar las condiciones de las criptas donde se encuentran las tumbas.

Los extranjeros eran vulgarmente conocidos en Tarragona como jans, de forma que el cementerio recibió este apelativo porque en él reposaban marineros, soldados, pilotos y personas de otros países que no profesaban la religión católica, la mayoría británicos, aunque también escandinavos.

El cementerio protestante tiene su origen en la presencia del ejército inglés para defender la ciudad y que llegó en 1709. El primer cementerio acogió los restos de soldados ingleses que lucharon a favor del archiduque de Austria y pretendiente a la corona de España, quien se enfrentaba a Felipe V, quien resultó el ganador del conflicto bélico e instauró la presencia de la dinastía borbónica.

Los primeros entierros se hicieron en las proximidades de las murallas y, posteriormente, se trasladaron a una pedrera localizada cerca de las instalaciones portuarias, y se amplió en 1808.

Compartir:
Valorar este artículo