Actualizado: 26/10/2020
InicioNoticiasEl Ayuntamiento de Motril permitirá el acceso al cementerio municipal el próximo 11 de mayo

El Ayuntamiento de Motril permitirá el acceso al cementerio municipal el próximo 11 de mayo

El Ayuntamiento de Motril permitirá el acceso al cementerio municipal el próximo 11 de mayo

El cementerio municipal de Motril, (provincia de Granada) que ha permanecido cerrado de manera preventiva durante el periodo del estado de alarma, podrá se reabierto a partir del próximo día 11 de mayo.

Esta fecha coincide con el inicio de la fase 1 de la desescalada y respetando siempre las medidas de distancia de seguridad interpersonal, tal como está previsto en el plan de desconfinamiento presentado por el Gobierno de España.

Del mismo modo y según lo establecido en la fase 1, las ceremonias fúnebres, velatorios y enterramientos se podrán realizar con un máximo de aforo, con un pequeño grupo de familiares y con protocolos de distancia física y seguridad. Se impone además la limitación del 30 por ciento del aforo en los lugares de culto. Estas restricciones de asistencia se mitigarán en la fase 2, a partir del 25 de mayo, en la que se ampliará el número de personas que pueden despedir a un ser querido que ha fallecido. Pero no será hasta la fase 3, prevista para el 8 de junio, cuando se elimine la condición de ‘familiares’.

El cementerio municipal de Motril permanece cerrado desde el 14 de marzo, fecha en la que se decretó de forma inicial el estado de alarma y las medidas de confinamiento de la población general y en la que quedaron aplazadas todas las ceremonias religiosas o civiles para despedir a los difuntos. La celebración de los velatorios en instalaciones públicas o privadas permanece prohibida desde el pasado 30 de marzo por orden del Ministerio de Sanidad. Esta prohibición afecta a todos los fallecidos y no solo a aquellos que hayan sido víctimas del coronavirus COVID-19.

Desde el Ayuntamiento de Motril, se comparte el hecho de que las circunstancias derivadas de estas restricciones en las despedidas a los seres queridos suponen “una tensión emocional agravada” para los familiares que sufren una pérdida, pero también se insiste en la necesidad de cumplir estrictamente con las normas higiénico-sanitarias, una vez que se proceda a la reapertura del camposanto.

Compartir:
Valorar este artículo