Actualizado: 26/02/2020
InicioNoticiasConsistorio modifica la Ordenanza del Cementerio para incluir una bonificación a los vecinos empadronado

Consistorio modifica la Ordenanza del Cementerio para incluir una bonificación a los vecinos empadronado

Consistorio modifica la Ordenanza del Cementerio para incluir una bonificación a los vecinos empadronado

Vía: Diario Ávila

El Ayuntamiento de Aldeanueva de Santa Cruz (provincia de Ávila) ha modificado la Ordenanza del Cementerio para incluir en la tasa de enterramiento una bonificación a los vecinos empadronados.

Se trata de una medida que ya han incorporado algunos ayuntamientos ante la falta de fosas disponibles en sus camposantos y también ante las numerosas solicitudes de enterramiento por parte de personas no empadronadas, que deciden enterrarse en los pueblos por vinculación familiar y, también, porque este servicio es el medio rural más económico que en las ciudades.

De hecho, explica Martina Peral, alcaldesa de Aldeanueva de Santa Cruz, hasta principios de esta década este ayuntamiento «no cobraba nada por enterramientos» en el cementerio municipal lo que hizo que muchas personas de fuera eligieran enterrar allí a sus familiares. Es más, afirma, «hay gente que incluso ha traído a este cementerio los restos de familiares desenterrados en otros lugares una vez que se ha cumplido el periodo de tiempo en el que esos restos pueden permanecer allí». Esto hizo, reconoce Peral, que ya hace años el camposanto de Aldeanueva de Santa Cruz llenara todas sus fosas, incluidas las que se añadieron tras la ampliación del mismo realizada en 1992, y que en estos momentos se esté enterrando en aquellas que se utilizaron hace 50 años tras vaciar los restos anteriores.

Una situación que también llevó a  que hace algunos años el  Ayuntamiento aprobara una tasa de 300 euros por enterramientos para personas no empadronadas. Un importe que sin embargo, reconoce la alcaldesa, no frenó las peticiones de enterramientos teniendo en cuenta que en lugares como Madrid este servicio puede costar «3.000 euros».

Por eso algún tiempo después la tasa se incrementó hasta los 1.000 euros por enterramiento, cuantía que a los vecinos empadronados se bonifica con 980 euros, con lo que solo han de abonar 20 euros por ocupar una de las fosas de este cementerio que es  «municipal y no cuenta con tumbas privadas».

Además, explica la alcaldesa, el servicio de enterramiento tampoco se cobra a los empadronados gracias a la generosidad de los propios vecinos que ya hace tiempo confeccionaron un listado de ‘enterradores’ rotatorio de modo que cuando se muere alguien están encargados de hacer el agujero en la tierra y posteriormente taparlo los dos vecinos a los que en ese momento les corresponda el turno.

«Desde el año 1991, y gracias a esta lista, nos vamos enterrando unos a otros», explica la alcaldesa que apunta que, si por ejemplo, le toca enterrar  a un vecino de avanzada edad que físicamente no puede hacerlo éste se encarga de buscar a alguien que lo haga por él o incluso de pagar a otro para que realice ese trabajo que a él le correspondía. «En este sentido funcionamos muy bien. Este listado es un ejemplo de compañerismo y vecindad», reconoce la alcaldesa de este municipio que cuenta con unos 110 vecinos empadronados de los que 70 figuran en este listado. 

Compartir:
Valorar este artículo