Actualizado: 21/11/2018
InicioNoticiasLa crisis ha borrado a la mitad de empresas marmolistas que realizaban arte funerario en Castilla y León

La crisis ha borrado a la mitad de empresas marmolistas que realizaban arte funerario en Castilla y León

La crisis ha borrado a la mitad de empresas marmolistas que realizaban arte funerario en Castilla y León

Vía: León noticias

La crisis borró del mapa a la mitad de las empresas marmolistas de Castilla y León, aquellas que habitualmente tallan, pulen y elaboran el conocido como arte funerario, un sector que en la Comunidad llegó a tener gran pujanza y que ahora solo realizan 55 empresas del sector de la piedra.

La cifra no supone ni el dos por ciento del total nacional, que suma 2.950 firmas, y que se centra principalmente en territorios de mayor tradición, como Badajoz y Almería.

En España, en los últimos diez años se ha perdido entre el 25 y el 30% de las empresas del sector, y las que aguantan «no tienen grandes perspectivas ahora mismo y compran rocas fuera de España, una situación que «daña al sector extractivo regional, muy pujante en granitos».

Así lo asegura el gerente de la Asociación de Productores de Piedra Natural de Castilla y León (Pinacal), Aurelio de Grado, quien recuerda que en la Comunidad «hay gente muy buena en arte funerario, pero la singularidad ha quedado, ya no en segunda o tercera prioridad, sino en quinta». «Ahora prima el precio. Por eso las empresas importan la materia prima de China u otros países, cuando el granito es una roca de referencia en esta tierra, donde los hay negros, grises, rojos, amarillos. Pero ahora prima el precio; y solo el precio», lamenta en declaraciones a Ical.

En España, de media, el arte funerario supone aproximadamente la mitad de la facturación en empresas marmolistas y pequeños talleres de colocación de piedra y similares. Más cuando las casi 3.000 firmas son sobre todo pymes familiares, de dos a seis trabajadores, «aunque también las hay de diseño con 50 empleados». En el conjunto del país se contabilizan unos 12.000 trabajadores directos. La facturación de estas empresas en toda España es de unos 560 millones de euros anuales, con una media de 190.000 euros.

El arte funerario es todo aquel que cuenta con talla diferente, tanto cruces como pulidos de panteones, frentes y todo lo que conforma el rito funerario, incluidas las placas de los nichos, y las esculturas como vírgenes o ángeles o pequeñas capillas que acogen enterramientos familiares múltiples. Al respecto, De Grado señala que precisamente éste ha sido un hándicap para la industria de arte funerario en los últimos años. «antes se hacían panteones y ahora se hacen nichos en mayor medida», explica. Esto se traduce en una «sola placa, en la que se cobran las letras y no hay más trabajo».

Ocurre principalmente en las grandes ciudades, por «falta de espacio en los cementerios». «En los pueblos aún hay un gusto por mantener una parcelita, donde se enterrará a toda la familia, y se va mejorando con el tiempo e incluso se restaura», precisa.

Compartir:
Valorar este artículo