Actualizado: 15/11/2018
InicioArtículosCremación: derribando mitos

Cremación: derribando mitos

Cremación: derribando mitos

Vía: Publicado en: Economía y negocios Online

CHILE. ¿Se incinera más de un cuerpo a la vez en un mismo horno? ¿Qué pasa con el ataúd? ¿Cómo puedo estar seguro de que las cenizas que me entregaron corresponden a las de mi familiar? Las creencias más arraigadas y la verdad que existe tras las dudas.

“Hay un rumor que me tiene perplejo: que los crematorios, al no ser debidamente fiscalizados, y para obtener mayores utilidades incineran tres o más cuerpos juntos. Después reparten las cenizas y hacen creer a los deudos que son las de su familiar. Me parece algo tan ruin que no sé cómo clasificarlo”. La inquietud de Paulo Astorga no es aislada. Hay muchas dudas y creencias en torno a este proceso.

En la Región Metropolitana, (una de las quince regiones en las que se divide Chile) según nos informó el sitio web Crematorios.cl , el número de defunciones el año pasado fue de 34.665, de las cuales un 10,7% correspondió a incineraciones. Una cifra baja, si se la compara con los vecinos de Argentina o Brasil. ¿El motivo? La plataforma funeraria Ilisium.com asegura que el desconocimiento que existe del procedimiento es el que ha terminado levantando mitos en torno a él.

El proceso de cremación es individual, porque los hornos -por norma internacional- tienen capacidad para un cuerpo. “Además, en Chile, la seremi de Salud, solicita que cada cinerario debe llevar un registro en el que se detallan horario, datos del fallecido y temperaturas de inicio y término del horno”, nos precisaron de Crematorios.cl .

Estándares rigurosos
En el Parque del Recuerdo, explican que el procedimiento se hace bajo rigurosos estándares, “lo que nos permite garantizar la trazabilidad del recorrido de la urna, desde que la familia nos entrega dicha responsabilidad”.

Con el fin de mejorar el servicio, cuentan que se certificaron bajo la norma ISO 9001-2015, la cual valida el proceso y su correcto cumplimiento. “Esto asegura que la persona esté identificada todo el tiempo, conforme a lo establecido por el Reglamento General de Cementerios”, dijeron.

Adicionalmente, indicaron que incorporan identificadores para efectuar la incineración y se toma muestra de las huellas dactilares del fallecido. Obtenida la autorización de la seremi de Salud, se da curso al proceso de cremación, asignándose un ánfora con su respectivo código de identificación la que, al término del proceso, con las cenizas en su interior, se sella. “En los últimos tres años hemos realizado más de dos mil incineraciones anuales”, afirmaron.

Para transparentar aún más el proceso, en Crematorios.cl nos aclararon que “todos los años, cada cinerario debe someterse a una inspección de medición de material particulado, que mide temperaturas, se verifica la calidad del horno, y se revisan las anotaciones o libros que pide la seremi”.

Testigos
¿Se puede ver la cremación? La mayoría de los crematorios consultados no lo permite. En el Cinerario de Temuco, por ejemplo, consideran que es traumático.

“El tema pasa por la consciencia con que se opera; en nuestro caso, no obtenemos ningún beneficio con cambiar o entregar otras cenizas que no sean las de la persona individualizada”, nos aseguraron.

¿Y qué pasa con los ataúdes? Es aquí cuando surge otro mito: “después de retirar los cuerpos de las urnas, estas las comercializan”.

De acuerdo al Reglamento General de Cementerios, modificado en 2014, en su artículo 70°, se indica que “previa autorización de la autoridad sanitaria correspondiente y de los familiares del occiso, los cementerios podrán reutilizar el ataúd que contenía los restos que fueron incinerados, para la inhumación de indigentes. Con todo, aquellos ataúdes que constituyan riesgo para la salud de la población, deberán ser destruidos según indicación de esa misma autoridad”.

Otra creencia bien arraigada es que los cuerpos arden en llamas. La verdad es que en el proceso de cremación nunca se les aplica fuego directamente. Las cámaras -que son herméticas- funcionan solo aumentando la temperatura, la que puede llegar hasta los 980 °C. Esto hace que el cuerpo, primero, se deshidrate y, luego, se prenda en forma natural hasta que se convierte en cenizas.

Plazos y valores
Los plazos para realizar una cremación, en caso de producirse una muerte natural, son de uno a dos días después de recibido el cuerpo. Según el Código Sanitario, “una vez acaecido el deceso debe existir una data de muerte de a lo menos 24 horas y no más de 48 horas antes de ingresar el cuerpo a un cementerio (o crematorio)”.

Promedio
¿Cuánta ceniza se obtiene? Depende del tamaño del cuerpo, de la tecnología del horno y del tiempo de la cremación. En promedio debieran ser 2,5 kilos.

Compartir:
Valorar este artículo